República Dominicana renace en el Espíritu Santo

República Dominicana renace en el Espíritu Santo

1100
SHARE

Actualmente está ocurriendo un fenómeno en nuestro país que es motivo de atención. Hay un mover poderoso del Espíritu Santo en República Dominicana y un crecimiento cada día mayor en número, del pueblo cristiano.

Este crecimiento está moviendo a preocupación a los líderes de la iglesia tradicional, y es un fenómeno aceptado por las autoridades del gobierno, legisladores, jueces y demás líderes de la nación, que hacen partícipes de la toma de decisiones a las cúpulas del pueblo evangélico.

Por primera vez un presidente dominicano toma en cuenta la relevancia del pueblo cristiano en la nación, al participar en actos de masa e inauguración de iglesias evangélicas. Estas razones nos deben inducir a pasar revista a lo interno, para que el testimonio nuestro permita avanzar y extender la obra de Dios.

Propicia es la ocasión, para reflexionar sobre el testimonio de vida que estamos proyectando como pueblo cristiano. A la luz de esta premisa, Tabernáculo Prensa de Dios quiere hacer un llamado a la conciencia de todos a volver a los principios que dieron origen al cristianismo. En Hechos 11:26 leemos: “… y a los discípulos se les llamó cristianos por primera vez en Antioquía”. Había un crecimiento rápido: “Y la mano del Señor estaba con ellos, y un gran número creyó, y se convirtió al Señor” (Hechos 11:21) “¿Cuáles eran las cualidades que hacían que la mano de Dios estuviese sobre ellos? El distintivo era el amor.

Hoy se predica muy poco del mandamiento principal, porque no se vive. No existe amor sin unidad. Los primeros cristianos eran unánimes en la oración, en la enseñanza, en la predicación de Jesucristo. Se quiere sustituir, hoy en día,  en muchos púlpitos, a Jesucristo. No se quiere hablar de él, porque es tema religioso. Se busca complacer a los oyentes con palabras de afirmación, de motivación y de autoayuda.

Se ha eliminado la cruz y el sacrificio. Sin cruz no hay muerte, y sin muerte no hay resurrección. El camino cristiano es de compromiso con Dios, no con el hombre, para que sea camino de vida. Los dones los da Dios, el poder está en el, por su gracia y su misericordia somos bendecidos.

Estamos cada vez más rindiendo culto a la personalidad de apóstoles y pastores, que es idolatría. Para llegar a Dios se quieren buscar mediadores, y la Biblia dice que hay un solo mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo hombre. Pareciera que se  necesita ser hijo de un padre espiritual terrenal, hecho a la medida de sus intereses personales, egoísmo y orgullo propios, para que tengamos acceso a Dios Padre. Muchos pastores le ponen límites al crecimiento de sus ovejas, si no le sirven a sus proyectos personales y su visión.

Quieren que los demás ministerios le apoyen, pero ellos no apoyan a nadie. Las bienaventuranzas han perdido su vigencia en las prédicas, porque no se trabaja el alma de las personas ni se motiva el cambio y la conversión continua en el carácter y manera de pensar del creyente.

No podemos seguir este rumbo equivocado. Cuando aquella mujer de entre la multitud le gritó a Jesús: Bienaventurado los pechos que te amamantaron, él le respondió: Bienaventurado más bien, los que escuchan la palabra y la ponen por obra. Hay que apoyar los ministerios cristianos aunque no nos reporten beneficios al nuestro. Dar sin esperar nada a cambio.

Los proyectos de iglesia no son negocios de diezmos y ofrendas, con cálculos de beneficios. La obra de Dios, su voluntad, su palabra tiene que estar por encima de todas las cosas. Actuamos como carnales, exhibiendo obras propias de la carne: celos, envidias, rivalidades, contiendas, divisiones entre los mismos líderes llamados a ser los primeros en testimonio. No podemos seguir indiferentes ante esta situación. Hay un solo Señor, una sola fe, un solo bautismo, un solo Dios que es Padre de todos.

Que el Señor nos guarde y nos bendiga y traiga un mover nuevo de unidad, oración, evangelismo, enseñanza, en fidelidad a él y, llenos de su bondad, podamos dar testimonio no solo con palabras, sino con experiencia de vida.

Compartir
SHARE

Dejenos sus comentarios

Loading Facebook Comments ...

SIN COMENTARIO

DEJE SU REPUESTA

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.