Crucifica tu contienda en el Nombre De Jesús

Crucifica tu contienda en el Nombre De Jesús

568
SHARE

“Recuérdales esto, exhortándoles delante del Señor a que no contiendan sobre palabras, lo cual para nada aprovecha, sino que es para perdición de los oyentes. Procura con diligencia presentarte a Dios aprobado, como obrero que no tiene de qué avergonzarse, que usa bien la palabra de verdad.” 2 Timoteo 2:14-15 RVR1960.

Un obrero/ra aprobado/da por Dios no contiende de palabras con nadie, porque de acuerdo al Espíritu Santo “para nada aprovecha”. Tristemente en la Viña, donde tanto trabajo hay, existen personas que se están ocupando de contender con trabajadores del Reino De Dios que lo único que buscan es agradar al Señor en todo lo que ÉL mande a hacer sin tener tiempo disponible para contender con nadie.

Todo el que se dedique a este camino y espíritu de error pierde su tiempo, porque los hijos/as del Señor no tenemos tiempo para eso, “Pues, ¿busco ahora el favor de los hombres, o el de Dios? ¿O trato de agradar a los hombres? Pues si todavía agradara a los hombres, no sería siervo de Cristo.” Gálatas 1:10 RVR1960.

Pierde su tiempo desobedeciendo a Cristo que prohíbe la contienda entre hermanos y hermanas, “Pero desecha las cuestiones necias e insensatas, sabiendo que engendran contiendas. Porque el siervo del Señor no debe ser contencioso, sino amable para con todos, apto para enseñar, sufrido; que con mansedumbre corrija a los que se oponen, por si quizá Dios les conceda que se arrepientan para conocer la verdad,” 2 Timoteo 2:23-25 RVR1960.

Y el versículo 26 añade, “y escapen del lazo del diablo, en que están cautivos a voluntad de él.” 2 Timoteo 2:26 RVR1960.

Escapa de ese lazo del diablo, la contienda, y dedica tus fuerzas y talentos a edificar al pueblo De Dios, un pueblo de Paz y Santidad. “Seguid la paz con todos, y la santidad, sin la cual nadie verá al Señor. Mirad bien, no sea que alguno deje de alcanzar la gracia de Dios; que brotando alguna raíz de amargura, os estorbe, y por ella muchos sean contaminados; no sea que haya algún fornicario, o profano, como Esaú, que por una sola comida vendió su primogenitura.” Hebreos 12:14-16 RVR1960.

El mandato De Dios para su Iglesia incluye limpiarla de las obras de la carne, “Porque: El que quiere amar la vida Y ver días buenos, Refrene su lengua de mal, Y sus labios no hablen engaño; Apártese del mal, y haga el bien; Busque la paz, y sígala. Porque los ojos del Señor están sobre los justos, Y sus oídos atentos a sus oraciones; Pero el rostro del Señor está contra aquellos que hacen el mal.” 1 Pedro 3:10-12 RVR1960.

En el momento que El Señor hace una limpieza en nosotros comienza a instalar el Fruto del Espíritu Santo en cada uno porque los que son Del Espíritu Santo no andan en Contienda.

Dice Su Palabra: “Y manifiestas son las obras de la carne, que son: adulterio, fornicación, inmundicia, lascivia,

envidias, homicidios, borracheras, orgías, y cosas semejantes a éstas; acerca de las cuales os amonesto, como ya os lo he dicho antes, que los que practican tales cosas no heredarán el reino de Dios. Mas el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre, templanza; contra tales cosas no hay ley. Pero los que son de Cristo han crucificado la carne con sus pasiones y deseos. Si vivimos por el Espíritu, andemos también por el Espíritu. No nos hagamos vanagloriosos, irritándonos unos a otros, envidiándonos unos a otros.” Gálatas‬ ‭5:19, 21-26‬ ‭RVR1960‬‬.

Crucifica tu contienda y otras cosas, en el Nombre De Jesús, para que puedas alcanzar a mirar las maravillas que hace Dios por medio de Su Espíritu Santo.

Fuente:

Pastor Antonio Regalado

SHARE