La Restauración: Sueño Trunco

La Restauración: Sueño Trunco

530
SHARE

Aún no se habían enfriado bien los conflictos que dieron lugar a la revolución de 1857, cuando Pedro Santana , el gran caudillo del período, decide concretar la anexión a España. No eran pocos los que pensaban que el país fundado por los trinitarios era inviable. Tenía la República Dominicana una población pobre, escasa, y sin industrias ni educación, y era presa del caos y de las ambiciones de líderes inescrupulosos, aparte del miedo eterno a Haití.

Desde el momento que se arría la bandera dominicana y se iza la española, diversos sectores empiezan a conspirar contra el ejército español enviado por ISABEL II. se recuerda el caso de José Contreras, de Sánchez y de otros que derramaron su sangre, tratando de recuperar la independencia.

Cuando finalmente, se da el movimiento que entra por Capotillo y se va expandiendo en el territorio cibaeño, empiezan divisiones entre los revolucionarios sobre si ser conservadores o liberales, y si se salía del dominio de España para ser independiente o para ser colonia de Estados Unidos.

Estas disquisiciones bizantinas provocaron muchas malquerencias que provocaron el fusilamiento de dos de sus presidentes (Salcedo y Polanco) y presagia la inestabilidad que sería la norma en nuestra política hasta 1878, ya que con la excepción notabilisima de los seis años de Báez, pocos gobiernos llegaron al año y hubo multitud de revoluciones y motines.

La parte liberal, representada por Ulises Francisco Espaillat y otros grandes hombres, ambicionaban otra realidad para el país. Una nación culta, rica, independiente, donde todos tuvieran oportunidades de desarrollarse. Lamentablemente, predominó el caos y gobiernos de mano dura o conservadores, quienes sólo trataron de enriquecerse ellos y a algunos de sus seguidores.

Muchos de esos ideales siguen hoy en el ideario nacional como compromisos pendientes. Todos deseamos eso, pero hemos creado múltiples obstáculos para que no se materialicen, y se nos olvida que eso es en beneficio de los dominicanos del mañana, de nuestros herederos.

Esperemos que en este nuevo aniversario, empecemos a caminar hacia la concreción de ese sueño trunco, que nos ayudará a crear un futuro mas justo y promisorio para todos los hijos de esta tierra

Fuente:

Dr. Néstor Saviñón

Compartir
SHARE

Dejenos sus comentarios

Loading Facebook Comments ...

SIN COMENTARIO

DEJE SU REPUESTA

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.