Dios Es Tu Fuente

Dios Es Tu Fuente

687
SHARE
Garden fountain

Para tener un avivamiento en tus finanzas, tú tienes que comprender que Dios es tu fuente.  Él es la fuente de toda abundancia, de todo poder; Él es Aquel que nos lleva realmente a prosperar.  Una de las frustraciones que tiene la gente es cuando de repente, algo que Dios estaba usando para prosperarnos, desaparece de nuestras vidas.  Esto nos aturde.  Lo primero que viene a la mente es: ¿Qué hago ahora?  Nos conmovemos mental, emocional, espiritualmente; comenzamos a cuestionar a Dios.  Detrás de todo esto, lo que hay es un temor, nos preguntamos: ¿De dónde vendrá provisión?  Automáticamente, como personas responsables, tratamos de resolver.  Pero tú tienes que llegar a tener la paz y la confianza de que Dios es tu provisión.  Todos hemos pasado por el dolor de la pérdida, del atraso; pero sobre todo el temor de preguntarnos de dónde van a llegar los recursos.  Y es ahí donde tienes que pararte firme en que tu fuente de abundancia es el Dios Todopoderoso.

18 Sino acuérdate de Jehová tu Dios, porque él te da el poder para hacer las riquezas, a fin de confirmar su pacto que juró a tus padres, como en este día.”  Deuteronomio 8:18

Una de las cosas más importantes que tú debes realizar en nuestra vida es que Dios es la fuente de tu abundancia.  Él es quien provee.  Esto es importante para que no pongas tu fe y tu dependencia en aquellas cosas en las que, en un momento dado, tú has dependido.  No puedes tener en tu vida es libertad económica, y sobre todo esa paz interior que todos debemos tener, mientras te enfoques y pongas tu mirada única y exclusivamente en lo natural que Dios está usando para traer provisión.  No es tu trabajo o tu empresa la que te provee abundancia, sino Dios a través de ese recurso.  Se fue esa empresa, pero Dios sigue estando en el mismo lugar.  Y Dios se encargará, de alguna manera u otra, mientras tú tengas fe y tomes acciones y desiciones correctas.  Dios se encargará de traer provisión.

Has estado viviendo con miedo, con temor, porque ahora no sabes cómo te vas a reponer.  Oramos por paz para tu corazón; que hoy te afirmes en la fe de que el Dios al que tú le sirves es quien te da el poder para hacer las riquezas, y Él es quien va a proveer.  Oramos para que Dios te dé sabiduría para aumentar, para administrar, para reorganizarte.

Si tú quieres experimentar libertad económica, luego de reconocer que Dios es tu fuente, el que provee los recursos en tu vida, sin importar cuáles sean los métodos naturales; si esa es realmente la razón verdadera de tu fe, lo segundo que tienes que hacer en tu vida es demostrar pasión en tu búsqueda de Dios.  Tú no puedes pensar que Él es tu fuente, y ponerlo a Él de segundo, dándole menos tiempo que a los métodos o a las estrategias que Dios te da.  Muchos nos preguntan cómo podemos manejar el ministerio, las empresas, porque la verdad es que consumen tiempo.  Siempre hemos estado claros; para nosotros, lo primero es Dios, el llamado.  Dios nos ha dado sabiduría para delegar, para tener equipos de trabajos, para tener profesionales trabajando con nosotros.  Aunque cualquiera de estas empresas demandaran de nosotros horas de trabajo, nunca ha sido por encima del tiempo que dedicamos a nuestro servicio a Dios.  Cuando tú entiendes esto, entonces, pones en el lugar correcto tu acción demostrando la fe que tienes.

Tú no puedes decir que Dios es tu fuente, mientras la mayor parte de tiempo y de tu pasión los dedicas al método o la estrategia que Dios te está dando, y lo demás sea secundario.  Decir que le das la gloria a Dios por lo que te ha dado, sin mostrar pasión en buscar a Dios, lo que dice es que más importante para ti los métodos que tienes, que Él Dios que te provee a través de cualquier método.

33 Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas.”  Mateo 6:33

Así que, si tú queires demostrar que realmente Dios es tu fuente, el lugar de donde yo recibo todas las cosas, tu pasión tiene que se dirigida hacia Él, Él tiene que ser tu prioridad.

Cuando tú entiendes que Dios es tu fuente, que Él es la fuente de todo poder y lo haces a Él tu pasión y tu prioridad, lo próximo que debes hacer es convertirte en un sembrador apasionado.  Aprende a sembrar, a ofrendar tu semilla de fe.  Cuando la gente realmente confía en que Dios es quien provee, que es Él quien multipica, y que es Él la fuente de su abundancia, no tienen miedo a ofrendar, sino todo lo contrario; esa persona se desprende fácilmente de lo que hay en su mano, sabiendo que Dios tiene cosas más grandes.

Es maravilloso llegar a ese nivel de vida donde te conviertes en un gran sembrador.  Uno de los problemas más grandes en esta área, es que la gente piensa que para ser un gran sembrador se requiere de una gran cantidad de dinero.  Pero se un gran sembrador no tiene que ver con comparar la cantidad de dinero con la de otro.  Un gran sembrador es lo que tienes en el momento, te comparas contigo mismo; y puede que para otro, tu dádiva sea pequeña, pero es tu dádiva en el nivel en que tú estás, y con el corazón con que lo haces demuestras que realmente Dios es tu fuente.  Es como aquella viuda que la Biblia dice que llegó frente al altar y tiró dos dragmas, y Jesús dijo que ella dio más que los demás, porque ellos dieron de su abundancia, mientras ella dio de lo que necesitaba.

38 Dad, y se os dará; medida buena, apretada, remecida y rebosando darán en vuestro regazo; porque con la misma medida con que medís, os volverán a medir.”  Lucas 6:38

Hoy te reto a que te conviertas en un gran sembrador, estés en el nivel en que estés.  Vuélvete apasionado con sembrar, con ofrendar, con dar; y que veas cómo Dios, poco a poco, multiplica esa semilla que tú vas sembrando.  Nunca menosprecies la cantidad, lo poco que pueda parecer.  Hoy es el día de decir: Si Dios es mi fuente, aún de lo poco que tengo, voy a comenzar a sembrar apasionadamente, sabiendo que Dios va a multiplicar mi semilla de manera sobrenatural.

Fuente:

Pastor Otoniel Font

Compartir
SHARE

Dejenos sus comentarios

Loading Facebook Comments ...

SIN COMENTARIO

DEJE SU REPUESTA

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.