“Tabernáculo Hogar del Niño de la Nación” una institución con liderazgo de...

“Tabernáculo Hogar del Niño de la Nación” una institución con liderazgo de nación y de fe en Dios

849
SHARE

«El reino de Dios se ha acercado a vosotros”, con esta frase bíblica que encabeza este artículo fue pronunciada por el maestro Jesús cuando les indicaba a sus discípulos lo que debían decir a los hijos de paz que los recibirían en sus casas mientras cumplían la misión de sanar enfermos y evangelizar por ciudades y aldeas. En cualquier casa donde entréis, primeramente decid: Paz sea a esta casa. (Lucas 10:5-9). Y si hubiere allí algún hijo de paz, vuestra paz reposará sobre él; y si no, se volverá a vosotros. Y posad en aquella misma casa, comiendo y bebiendo lo que os den; porque el obrero es digno de su salario. No os paséis de casa en casa. En cualquier ciudad donde entréis, y os reciban, comed lo que os pongan delante; y sanad a los enfermos que en ella haya, y decidles: Se ha acercado a vosotros el reino de Dios.

El Señor les aseguró que la paz reposaría en todos aquellos que acogieran de buena manera el mensaje de salvación que los mensajeros del reino anhelaban comunicar. Los que continuamos cumpliendo gozosamente la misión de predicar las buenas nuevas hemos sido testigos del modo apacible en que la paz del Señor se posa en los destinatarios del mensaje de paz. Las transformaciones ocurridas ante nuestros ojos pudieran parecer asombrosas a los que desconocen el poder de nuestro rey. Incluso, hemos visto casos de personas que se muestran incrédulos al presenciar la rapidez y lo radical del cambio experimentado en sus familiares y allegados una vez han aceptado la salvación gratuita que el Mesías les ha reservado desde antes de la fundación del mundo.

Algunas personas llegan al extremo de poner en duda su propia transformación, ¡alabado sea el Señor!, porque les resulta difícil asimilar que un poder tan grande pueda operar de tal manera en un cuerpo mortal. Así de grande es el misterio que da vida y aleja de las tinieblas a los que aceptan el regalo del Señor. En esta etapa del “Tabernáculo Prensa de Dios”, estamos dando nuevos pasos en cuanto a lo social, artístico, educativo y tecnológico, todo sea para que se cumpla lo que Dios ha prometido a sus siervos, que llevaremos paz a todas las personas que acojan el mensaje de salvación. Sí, ahora que iniciamos el séptimo año llevando el mensaje a través del T.P.D., también iniciamos el contacto con el mundo mediante la tecnología que nos brinda nuestro portal web, una forma moderna de predicar, una vía de llegar en la distancia aún a personas cuyos rostros no vemos, cuyos nombres no conocemos, pero, que pueden sentir la paz de nuestro Señor Jesucristo con el simple hecho de aceptar que el Salvador del mundo desea tener una comunión personal con quien esté dispuesto a abrirle su corazón.

Debo confesar, hermanos míos, que en muchas ocasiones me ha invadido una emoción tan grande por una oveja perdida que ha vuelto al redil del Señor, que he tenido que pedir a Dios que llene de su misericordia mi vida, que colme de su amor y paciencia mi mente y mi alma para seguir cumpliendo mi misión sin sentirme tentada a hacer de cada salvación una gran celebración. Ahora, a través de la web, nuestro mensaje estará disponible las 24 horas del día y la noche para que todos aquellos que necesiten encontrar la salvación la tengan a su disposición con sólo encender el computador.

Celebraremos constantemente que podamos llegar a más personas cumpliendo los designios del rey de reyes y Señor de señores. He adoptado como muy mía esa frase que Jesús dijo a sus discípulos cuando regresaban gozosos de cumplir con lo encomendado y aseguraban con júbilo que aún los demonios se sujetaban en el nombre de Cristo, el Salvador del mundo. El Señor dijo entonces a sus discípulos que no se regocijaran por haber cumplido íntegramente aquella misión sino porque sus nombres estaban inscritos en los cielos, en el libro de la vida (Lucas 10:20). ¡Cuán grande es el Señor! ¡Cuántas muestras de humildad nos regala en cada enseñanza! Es cierto, se siente el regocijo que Dios nos regala cuando nos sentimos honrados de ser parte del glorioso cuerpo de Cristo, doy gracias a Dios por eso y alabo su nombre con todo mi corazón. Las bendiciones que el Señor nos regala fl uyen constantemente cuando nos entregamos a su obra sin mirar atrás ni permitir que las dudas nos hagan titubear.

Tabernáculo Prensa de Dios desea compartir con ustedes, queridos lectores, las manifestaciones de la gloria del Señor en nuestra humilde obra.

Estamos próximos a inaugurar la institución “Tabernáculo Hogar del Niño de la Nación”, la cual estará llevando alivio y consuelo a algunas de las zonas más necesitadas de la ciudad de Santo Domingo con la ayuda del Todopoderoso, y con un equipo de hombres y mujeres con el talento y conocimiento de servicios humanitarios para adecentar el apoyo y crecimiento de la familia produciendo mejores hombres y mujeres con una visión de valores que dignifi quen la vida en sociedad por el bien de la paz, en una fe integral de la nación.

Dentro de nuestros planes está: realizar cursos técnicos, manualidades, cursos de cocina, artes, idiomas, música y sobre todo la evangelización mediante la predicación constante de la palabra de Dios. Los sectores con los que estaremos trabajando son: Ensanche Espaillat, Capotillo, Gualey, Los Guandules, Simón Bolívar, Las Cañitas, Guachupita, Villa María, Mejoramiento Social, Ensanche Luperón y Villa Consuelo. Nuestros primeros esfuerzos van dirigidos a la niñez y juventud de estos sectores, pero, pretendemos que el Señor nos guíe para que podamos tocar a todos los miembros de las familias de toda esa amplia zona capitalina. Les exhortamos hermanos a que sean ustedes partícipes de la obra que el Señor nos ha encomendado y se sientan dispuestos a formar parte del voluntariado que llevará conocimiento y cultura a estos niños que tanto lo necesitan.

Si Dios lo permite, nos sumaremos al esfuerzo gubernamental de alfabetizar a los adultos de esos sectores que todavía no han podido aprender a leer y a escribir, porque escudriñar la palabra de Dios es un mandato divino y eso no puede lograrse si no se aprende a leer. Queremos integrar a la rama empresarial de esos sectores a la planifi cación que estamos diseñando, creemos fi rmemente que la predicación de la palabra unida a la preparación técnica de nuestros jóvenes es un factor que permitirá la disminución de la criminalidad y aumentará el desarrollo social y económico de esos barrios, tan necesitados, pero, repletos de gente laboriosa que anhela cambiar la realidad en que viven el día a día.

Las promesas del Señor son eternas y veraces: “Pedid y se os dará, buscad y hallareis”, estamos pidiendo al Todopoderoso que ilumine nuestro camino, tal y como ha venido haciendo desde que postrados ante sus pies decidimos servirle incondicionalmente; buscamos que él nos muestre el camino y nos permita encontrar en su gracia y misericordia la manera idónea de lograr las metas que nos hemos trazado en esta nueva etapa del Tabernáculo: Prensa de Dios. Estamos confi ados en que nuestra petición se hará realidad, todo lo podemos en Cristo que nos fortalece, y damos gracias a Dios porque así será. Amén y amén.

Margarita García

Compartir
SHARE

Dejenos sus comentarios

Loading Facebook Comments ...

SIN COMENTARIO

DEJE SU REPUESTA

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.