Llego el tiempo de la promoción

Llego el tiempo de la promoción

361
SHARE

Entonces Mardoqueo escribió estos hechos, y envió cartas a todos los judíos que se hallaban en todas las provincias del rey Asuero, tanto cercanas como lejanas, ordenándoles que celebraran anualmente el día catorce del mes de Adar, y el día quince del mismo mes, porque en esos días los judíos se libraron de sus enemigos, y fue para ellos un mes que se convirtió de tristeza en alegría y de duelo en día festivo. Ester 9:20-22

¿Han estado experimentando una guerra espiritual últimamente? ¿Sienten que hay bloqueos y obstáculos en tu camino? ¿Las cosas han sido difíciles? Escuchen: ¡Esto está sucediendo porque acaban de ser ascendidos!

LLEGO EL TIEMPO DE LA PROMOCION

El jueves 11 de febrero, al anochecer, entramos en un nuevo mes del calendario hebreo, “Adrar”. Adrar significa finalización y se conoce como el mes de la alegría. Es el duodécimo mes del calendario eclesiástico que comenzó en la Pascua de 2020. Durante este mes, el Pueblo Judío celebra PURIM. Purim este año ocurrirá en la puesta del sol, del jueves 25 al viernes 26 de febrero, y es cuando el Pueblo Judío recuerda cómo Ester fue valientemente ante el rey para compartir el malvado plan de Amán para la aniquilación del Pueblo Judío. Ester arriesgó su vida para posicionar adecuadamente a los judíos y a su nación para que fueran salvados. Dios le dio Su favor y un plan. Así como Dios la preparó, la promovió y la puso en un lugar para «PARA UN TIEMPO COMO ESTE», Él está haciendo lo mismo por nosotros, con el propósito y el destino al que Él nos ha llamado.

Mardoqueo, el primo de Ester, le contó lo que le pasaría al Pueblo Judío si ella no hablaba. Estas fueron las palabras que invitaron a Ester a su lugar de ascenso. Eran palabras para salvar a su nación. Nunca seremos realmente promovidos hasta que nos enfrentamos a una situación en la que tenemos que defender la justicia. Hay pasos para la promoción, y el primer paso de Ester fue entrar al palacio y purificarse durante un año antes de ver al rey. La segunda promoción fue cuando se le pidió que se pusiera en su posición para salvar a su pueblo. Su promoción no se trata solo de ustedes, también se trata de otros.

Ester 4: 12-14 dice: Y contaron a Mardoqueo las palabras de Ester. Entonces Mardoqueo les dijo que respondieran a Ester: No pienses que estando en el palacio del rey solo tú escaparás entre todos los judíos. Porque si permaneces callada en este tiempo, alivio y liberación vendrán de otro lugar para los judíos, pero tú y la casa de tu padre pereceréis. ¿Y quién sabe si para una ocasión como esta tú habrás llegado a ser reina?

Necesitamos recordar la importancia de nuestra promoción a medida que vemos el aumento de la guerra espiritual y nuestra respuesta a ella. El enemigo siempre quiere hacernos retroceder cuando nos ascienden. No olvidemos que en enero le dimos a Dios nuestras primicias y nos consagramos ante Él. Nos llevó a nuestra capacidad y nos expandió sobre una base sólida. ¡Hemos pasado al siguiente nivel! Es por eso por lo que sentimos la fricción en los reinos espirituales. Se nos ha otorgado una mayor responsabilidad de la que teníamos antes. Dios nos ha posicionado correctamente, no para sentarnos como miembros de la realeza, sino para ministrar a un remanente. Él nos ha dado una esfera de influencia para que la usemos con el poder que Él nos ha dado para hacer cambios. ¡Debemos abrir la boca! Dios nos ha dado una voz y Su Palabra. Cuando hablamos, es como una chispa de Dios que se libera y enciende cosas. ¡Podemos cambiar una nación!

La promoción viene con una prueba que demuestra que ingresamos a la promoción. El enemigo está preparado para convencernos de que esta promoción no sucedió, de que no somos lo suficientemente buenos o de que no es posible que nos llamen para hacer esto. Trata de involucrarse en las cosas de Dios y la progresión del Señor, intenta empujarnos hacia atrás trayendo obstáculos.

Volvamos a Esther. ¿Que hizo ella? Ester 4: 15-16 dice: “Y Ester les dijo que respondieran a Mardoqueo: Ve, reúne a todos los judíos que se encuentran en Susa y ayunad por mí; no comáis ni bebáis por tres días, ni de noche ni de día. También yo y mis doncellas ayunaremos. Y así iré al rey, lo cual no es conforme a la ley; y si perezco, perezco.

Pidió a su gente que ayunara y orara por ella durante tres días y tres noches. Se unieron para acordar que ella obtendría la fuerza necesaria para presentarse ante el rey. Si no iba, ella y su pueblo morirían. El secreto para vencer las reacciones negativas del enemigo es entrar en los lugares celestiales. Debemos operar en el gozo del Señor. Recuerden que somos ciudadanos del cielo y el gozo del Señor es nuestra fuerza.

Nehemías 8:10 Luego Nehemías añadió: “Ya pueden irse. Coman bien, tomen bebidas dulces y compartan su comida con quienes no tengan nada, porque este día ha sido consagrado a nuestro Señor. No estén tristes, pues el gozo del Señor es nuestra fortaleza”.

EN SU PRESENCIA HAY PLENITUD DE GOZO

Ahí es donde debemos colocarnos: en Su presencia. Métanse en ese lugar secreto con el Señor y dejen que Él los edifique. El ayuno y la oración los disciplinarán para sentarse con el Señor y escucharlo. Él les dará estrategias y les mostrará cómo navegar en la esfera de influencia a la que los llamó. Nuestro Dios siempre se mueve y no se estanca. Tenemos que seguirle el paso. El Señor los promoverá muchas veces a los siguientes niveles. Dos veces al año hay tiempos regulares de cumplimiento de la promoción, esos son en Pascua y Rosh Hashaná, los dos principales años nuevos hebreos. Dios generalmente comienza a ajustarnos para la promoción unas cuatro a seis semanas antes. ¿Por qué? Nuestro Dios es cíclico. Trabaja en ciclos. Dios quiere que caminemos en la plenitud de cada promoción durante seis meses. Esto trae fuerza. Nos ayuda a mantenernos en la posición adecuada, a mantenernos en Su gozo constante y nos permite llevar Su poder hasta que Él cambie el calendario nuevamente con una nueva promoción.

¡Así que anímense! Han entrado en una nueva temporada, un nuevo tiempo y lugar donde Dios los estará usando de una manera poderosa. No retrocedan. Los justo no retroceden; viven por fe. No importa la oposición, sigan adelante. El enemigo no puede aceptar su ascenso. Hay gozo en Su presencia, y eso es lo que se necesita para cumplir con su propósito y destino. (Candice Smithyman)

Con amor y oraciones.

Fuente:

Magie de Cano

Compartir
SHARE

Dejenos sus comentarios

Loading Facebook Comments ...

SIN COMENTARIO

DEJE SU REPUESTA

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.