Un llanto en el cielo

Un llanto en el cielo

366
SHARE

Se escucha un llanto en el cielo. Lo dice el Apocalipis, llora el apostol Juan quien se siente desconsolado al ver que nadie es digno de confianza para romper los siete sellos y leer el libro.  Pero luego se calmó cuando descubrió quien era digno para ello.

Apocalipsis 5:1-14

Lo que nos dice las Escrituras es que en el cielo no habrá ni más llanto, ni dolor ni tristeza, sin embargo con gran sorpresa nos encontramos en este pasaje a un hombre llorando en el cielo; ese hombre es Juan, y la razón de su llanto quebrantado es porque cuando el ángel preguntó “¿quién es digno de abrir el libro y desatar sus sellos?” no se encontró a nadie, ni en el cielo ni en la tierra ni debajo de la tierra digno de abrirlo. El llanto de Juan era justificado. Su dolor ante la impotencia de no encontrar a alguien digno de confianza para dirigir los destinos del mundo tuvo que ser desconsolador.

No hallar a alguien en el cielo que abriera el libro era como quedar desamparado frente al destino de la humanidad. ¿Quién es digno?, sigue siendo la pregunta a responder. Los tiempos de hoy no difieren mucho de los tiempos de la iglesia del primer siglo sometida a persecución por judíos y gentiles, especialmente por el imperio romano. ¿Qué sucederá con nuestro mundo? ¿Qué nos pasará a nosotros y a nuestros hijos en este mundo? ¿Está Dios todavía a cargo? ¿Por qué parece que las cosas están fuera de control y sólo empeoran? ¿Dónde estás Dios?

Bueno, es aquí es donde este capítulo tiene su vigencia e importancia. Note que ahora Juan no está en la tierra, ha sido arrebatado. Ahora tiene una nueva visión para ver las cosas desde la perspectiva del cielo. Desde allí se le dice que trasmita la visión de lo que va viendo. Me gusta esto, porque no es una cadena de televisión que lo va anunciar o algún otro medio de comunicación moderna. Veamos la escena. Acordémonos que Juan está viejo y ahora es más sensible, por eso llora tanto. Pero su llanto se calmó cuando supo quién era digno de abrir el libro y sus sellos. ¿Por qué uno de los ancianos detuvo aquel llanto celestial.

“No llores” Dios está en control

Un rollo en la mano derecha del que está sentado y sellado

Apocalipsis 5: 1. No hay en las Escrituras una manera mejor de representar las soberanía de Dios sobre la historia que a través de este pergamino escrito y sellado. El destino final de la humanidad no está en las manos de Satanás, sino en la mano derecha del que está sentado en el trono. La mano derecha se refiere a su autoridad. En este caso su autoridad para mostrar al que abra el libro los resultados de los juicios que vendrán sobre la tierra. Este rollo está lleno de palabras que Juan podía ver escritas tanto en el interior como en el exterior del pergamino (Eze 2:10). La escritura en ambos lados indica la naturaleza detallada e importante de los juicios.

Los sellos nos informan que mientras este plan ha sido resuelto en los eternos consejos de Dios, se ha ocultado y sólo uno, debidamente autorizado, puede abrirlo para leerlo y ejecutarlo. Con esto comenzamos a ver que el período de la gracia y la larga paciencia de Dios ha llegado a su fin. La pregunta que hizo el ángel a fuerte voz y que puso en silencio a todo el cielo, la analizamos así:

El instrumento escogido fue un ángel, no fue un profeta, sacerdote o pastor.

La potente voz llenó absolutamente todo lo de arriba y lo de abajo

No hubo respuesta inmediata. Nadie ni siquiera en el cielo era digno de abrirlo

Las únicas lágrimas permitas en el cielo

Apocalipsis 5:4. El continuo llanto de Juan reflejó su tristeza de que el futuro reino de Dios y su juicio final parezcan indefinidamente postergados porque nadie tenía autoridad suficiente para abrir el rollo.14 ¿Significaba esto que no se corregirían los errores de la tierra? ¿Significaba esto que los justos nunca serán vindicados y que los impíos quedarán impunes?

 

Juan entendió que si los propósitos de Dios fracasan, entonces toda la vida carece de sentido. Si nadie puede abrir el rollo, ninguno de los propósitos de Dios vendrá a pasar. La triste verdad es que sin Cristo habrá solo llanto. Entonces, tiene que haber alguien que pueda abrirlo. Pero la verdad eterna, vista de esta manera tan majestuosa y de gran potencia y gozo celestial nos dice que Dios sigue estando en control de todo.

Que su postura sentado en el trono es una indicación de señorío y poder universal a quien todos los demás poderes, incluyendo potestades y principados están sujetos. Él está en control total.

“No llores” Jesucristo ha vencido

Él es el león de la tribu de Judá

Apocalipsis 5:5. Los 24 ancianos representan a la iglesia redimida y levantada en el cielo. He aquí la profecía cumplida en Jesús como el esperado Mesías que provendría del linaje de David. Y si bien es cierto que Jesús se nos revela como un Cordero inmolado, también es el León de la tribu de Judá. Había logrado la victoria sobre todos los enemigos de Dios y por lo tanto tenía la autoridad para abrir el rollo y liberar su contenido.

El título “la raíz de David” significa que el Mesías vendría a través del linaje de David como un hijo mayor de David (Lucas 1: 32-33) 16 El que vino después de David como descendiente de David y ahora también estaba delante de él como la Raíz (Apocalipsis 22:16). Como el Ungido de Dios, solo Jesús poseía la autoridad necesaria para esta tarea. Él venció a Satanás, el pecado y la muerte para poder implementar los propósitos de Dios para el futuro que este rollo reveló. Sólo Cristo puede llevar a cabo los propósitos finales de Dios en la tierra.

Un cordero en lugar de un león

Apocalipsis 5:6. Imagínese la escena en el cielo. Con gran expectativa Juan espera ver salir un a un majestuoso león para confirmar lo dicho por el anciano, pero de repente ve algo totalmente distinto. No ve a un león sino a un cordero. Es un cordero asesinado, de pie, con siete cuernos y siete ojos, y siete ojos.

Toda una simbología para hablarnos de un cordero triunfante y todopoderoso. No rechaces la gracia de Dios, amigo mío. Llegará un momento en que todos los hombres deben tratar con el “León”, ya sea como Aquel para quien hemos visto y trabajado y orado o Aquel a quien hemos rechazado. Ahora, en un momento dramático, Jesucristo, el Cordero, se acerca audazmente al trono de Dios. En 5: 7, Jesús ejerce su soberanía al venir y tomar el rollo de la mano derecha del Padre.

Esto simboliza una transferencia de autoridad del Padre al Hijo para revelar el futuro y ejecutar el juicio. Ahora Juan no solo ha dejado de llorar, sino que va de asombro en asombro. En el primer capítulo tuvo una visión tan poderosa de Jesús que cayó como muerto. Ahora la visión es mostrarle por qué Jesús es el cordero sacrificado y el León triunfante.

“No llores” porque ahora la tierra lo alabará

Postrarse en su presencia

Apocalipsis 5:8. Olvidamos con frecuencia que lo primero que debe producir mi alabanza al Señor es postrarme en su presencia. Este concepto se usa de una manera indiscriminada, y aunque motivamos a la gente a manifestar su postración a través de algún acto físico, la verdad es que la motivación mayor debe ser de corazón. Por supuesto que la postración tiene su vehículo de expresión a través de alabanza.

En el caso específico de los ancianos, ellos ejecutaron su alabanza a través del inconfundible sonido del arpa (Sal. 150:3-6; 71:22). No vemos a menudo el arpa dentro de tantos instrumentos musicales con los que alabamos a Dios, pero lo cierto es que en la Biblia nos encontramos a menudo con esto.

Las oraciones ofrecidas son probablemente todas las peticiones sin respuesta que la gente ha orado pidiendo a Dios que juzgue la injusticia, Incluyendo: “Venga tu reino, hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo” (5:10, 6:10, 8: 3-5, Mateo 6:10, Lucas 18: 7-8).

Cantar en su presencia

Apocalipsis 5:9-10. Las razones son porque tú fuiste muerto y has comprado, para Dios con tu sangre, a hombres de toda tribu, lengua, pueblo y nación. Tú los has hecho un reino y sacerdotes para nuestro Dios; y ellos reinarán sobre la tierra. Como resultado de la autoridad del Cordero de Dios para avanzar el plan de Dios de los siglos, las criaturas vivientes y los ancianos cantaron un” cántico nuevo (Ap 14: 3).

Esta canción representa una nueva alabanza por la liberación que está por suceder. En esta canción, el Cordero recibe el honor como digno en vista por su muerte cruenta, de allí que sea cordero inmolado. Si esta canción es entonada por aquel universo de voces, no será extraño pensar que la iglesia, la Novia y pronto Esposa del Cordero, se unirá a semejante alabanza. Hasta me atrevo pensar que lo que oyó Juan es el anticipo de lo que sucederá cuando estemos con él en esa gloria.

“No llores”, todo el cielo lo reconocerá

Todo el cielo desatado en alabanza

Apocalipsis 5:11. Miríada es el número mayor en griego, y esta frase literalmente significa 10,000 veces 10,000. Aquí significa miles sin número, una multitud incontable. Así que hay millones multiplicados derramando sobre los miles de millones de fieles ya contados. Este asombroso número excede los límites del lenguaje humano y nuestra capacidad de comprender. Miles de miles de millones están en este coro celestial adorando en el cielo al muy amado Cristo.

Estos números que Juan oye y escribe nos revelan la naturaleza del cielo y el reconocimiento de la creación. Resulta sorprendente oír a la misma creación ser parte de aquella adoración universal y siendo seres inanimados, cantar al Señor, diciendo: “ Al que está sentado en el trono, y al Cordero, sea la alabanza, la honra, la gloria y el poder, por los siglos de los siglos” (v. 12). No habrá un reconocimiento y privilegio más alto y sublime que ser parte de esta alabanza celestial.

Los siete reconocimientos para un solo hombre

Apocalipsis 5::12. Isaías profetizó que el niño que nacería tendría cinco títulos: Admirable, Consejero, Dios Fuerte, Padre Eterno y Príncipe de Paz (Isaías 9:6). Pero observe ahora los reconocimientos de los que Cristo es objeto. Los ángeles usan siete expresiones (el número perfecto es significativo) para indicar la maravilla que se concentra en Cordero.

Estas características de las cuales Jesús es digno (poder, riquezas, sabiduría, fortaleza, honor, gloria, bendición), son cosas que Él ya poseía en el cielo. Por lo tanto, el canto de alabanza, que los ángeles están entonando, implica que es digno de romper los sellos y abrir el rollo. Esta canción es el poder terrenal, la riqueza, la sabiduría, el poder, el honor, la gloria y la bendición que nuestro Señor es digno de recibir.

Un llanto en el cielo

Uno de los 24 ancianos detuvo el llanto del anciano Juan al decirle que si hubo alguien digno de tomar el libro, leerlo y abrir los sellos y mirarlos. Que este mundo no quedaría finalmente a la deriva por Dios sigue en total control de él, pero por la más grande razón y que es que Cristo ha triunfado y ahora está en el cielo como Cordero Inmolado, pero de pie. Pero sobre todo, está como el León de la tribu de Judá y pronto vendrá, ya no como el cordero manos y humilde, sino como el León triunfante y victorioso, para juzgar a todos sus enemigos.

El sacrificio de Cristo visto en esta visión de Cordero inmolado (con su rostro ensangrentado) nos dice que esa cruenta muerte sirvió para comprarnos de todas lenguas, naciones y tribus y convertirnos en reyes y sacerdotes. Eso le da a él doble título de propiedad por cuando ahora somos su pueblo creado y salvado. Por lo tanto, unámonos adorarle ahora y después por toda la eternidad. Recibámosle ahora como Cordero para no enfrentar la furia de él como León, porque él sigue al mando del mundo y viene otra vez.

Fuente:

Pastor Julio Ruiz

Compartir
SHARE

Dejenos sus comentarios

Loading Facebook Comments ...

SIN COMENTARIO

DEJE SU REPUESTA

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.