Siete lecciones de una viuda Emprendedora

Siete lecciones de una viuda Emprendedora

1337
SHARE

El término emprendimiento es de origen francés –entrepreneur- que significa ‘pionero’. No obstante, en el siglo XX el economista Joseph Schumpeter ubica al emprendedor como centro del sistema económico, mencionado que “la ganancia viene del cambio, y este es producido por el empresario innovador”. Se trata del efecto de emprender, un verbo que hace referencia a llevar adelante una obra o un negocio. El emprendimiento suele ser un proyecto que se desarrolla con esfuerzo y haciendo frente a diversas dificultades, con la resolución de llegar a un determinado punto.

El uso más habitual del concepto aparece en el ámbito de la economía y los negocios. En este caso, un emprendimiento es una iniciativa de un individuo que asume un riesgo económico o que invierte recursos con el objetivo de aprovechar una oportunidad que brinda el mercado.

El sujeto que inicia un negocio o que crea una pequeña empresa por su propia iniciativa se conoce como emprendedor. En épocas de crisis, los emprendimientos suelen representar una salida (o, al menos, una posibilidad de crecimiento) para las personas que se encuentran en situación de desempleo.

Los expertos sostienen que los emprendedores deben contar con ciertas capacidades para tener éxito: flexibilidad, dinamismo, creatividad, empuje, etc. Se trata de valores necesarios ya que los emprendimientos se enfrentan a todo tipo de dificultades y quien los impulsa debe estar en condiciones de adaptarse a una realidad cambiante. Cabe mencionar que el trabajo en equipo suele ser el mejor camino a la hora de impulsar un proyecto, ya que potencia las virtudes de cada integrante.

Todo emprendimiento nace de una idea que, por diversas razones, despierta en una o más personas el interés suficiente como para embarcarse en un arduo e incierto viaje que tiene como objetivo hacer realidad dicha idea. En la actualidad, gracias a las posibilidades que brinda la tecnología, no siempre es necesario contar con dinero para emprender un negocio; pero ciertos elementos, tales como la voluntad, la perseverancia y la determinación, siguen siendo indispensables.

  • Uno de los errores más comunes por parte de los emprendedores primerizos es pretender obtener ganancias durante los primeros dos o tres meses. Dependiendo del rubro, y asumiendo que se realizan todos los esfuerzos necesarios en todos los aspectos posibles, los resultados positivos comienzan a verse pasados los seis meses, aunque muchas veces es necesario un año de actividad ininterrumpida.
  • Es por esto que un buen emprendimiento solo existe si lo encaran personas decididas a enfrentar la adversidad y a seguir luchando sin excepción, tanto contra los reveses de la economía como la falta de lealtad de la competencia.

La Viuda Emprendedora*

Para entender de qué les estoy hablando (o deseo hablar) deben recurrir a 2ª Reyes 4:1-7, allí encontramos una historia potente, de aquellas que tienen la capacidad de enseñarnos verdades que traspasan tiempo y edades. Esta historia es ideal para quienes desean emprender un negocio, quedaron desempleados o piensan que jamás lograrán cambiar su deplorable situación financiera.

1 Una mujer, de las mujeres de los hijos de los profetas, clamó a Eliseo, diciendo: Tu siervo mi marido ha muerto; y tú sabes que tu siervo era temeroso de Jehová; y ha venido el acreedor para tomarse dos hijos míos por siervos.

2 Y Eliseo le dijo: ¿Qué te haré yo? Declárame qué tienes en casa. Y ella dijo: Tu sierva ninguna cosa tiene en casa, sino una vasija de aceite.

El le dijo: Ve y pide para ti vasijas prestadas de todos tus vecinos, vasijas vacías, no pocas.

4 Entra luego, y enciérrate tú y tus hijos; y echa en todas las vasijas, y cuando una esté llena, ponla aparte.

5 Y se fue la mujer, y cerró la puerta encerrándose ella y sus hijos; y ellos le traían las vasijas, y ella echaba del aceite.

6 Cuando las vasijas estuvieron llenas, dijo a un hijo suyo: Tráeme aún otras vasijas. Y él dijo: No hay más vasijas. Entonces cesó el aceite.

Vino ella luego, y lo contó al varón de Dios, el cual dijo: Ve y vende el aceite, y paga a tus acreedores; y tú y tus hijos vivid de lo que quede (2ª Reyes 4:1-7 versión RV 1960)

Quien era la Viuda

  • Mujer israelita
  • Tenía al menos dos hijos (es posible que tuviera más)
  • Había quedado viuda
  • Su esposo ––en vida–– pertenecía a una comunidad de profetas dirigida por Eliseo
  • Aunque su esposo fue profeta y discípulo de un gran hombre de Dios la dejó endeudada y vulnerable
  • La deuda de su esposo era grande a tal punto que los acreedores estaban dispuestos a usar un recurso legal de la época para saldar los compromisos financieros: tomarse a uno o más hijos por esclavos
  • La mujer no tenía cómo pagar, recurrió a Eliseo porque pensó que él de alguna manera tenía responsabilidad por su situación

Siete Lecciones

1ª Lección – “Dios se glorifica en lo Ordinario” (v. 1).

El Señor se manifiesta en los pequeños, en los indefensos, en los sinnombre, en los poca cosa, en los invisibles de la sociedad; en este caso una viuda. Esta verdad la encontramos a lo largo de las Escrituras, vemos a Dios utilizando lo ordinario para realizar lo extraordinario. Por eso Job 8:7 dice, “aunque tu principio fue pequeño tu futuro será enorme”.

2ª Lección – “Siempre tenemos un recurso al cual echar mano” (v.2).

Sin embargo a veces no vemos ese recurso. La viuda dijo… “no tengo nada en casa, excepto un poco de aceite”. Moraleja: Nunca desprecies los dones, talentos, habilidades y destrezas que Dios te ha dado por más insignificantes que parezcan, nunca se sabe cuando echarás mano de ellas.

3ª Lección – “Usa estrategias para “fabricar tu provisión” (v. 3).

  • Estrategia Uno: ora, ayuna, gime y alaba a Dios ––todo eso está bien––, pero no es suficiente.
  • Estrategia Dos: acciona en fe. En este caso Eliseo le dice a la viuda que salga a pedir ayuda a los vecinos, pero ojo, NO A PEDIR DINERO; COMIDA O VESTIDO, sino “pedir tinajas prestadas”. No mendigues, ¿por qué habrías de hacerlo si sirves al Dios de los recursos ilimitados?
  • Estrategia Tres: Sé relacional (Vemos aquí el poder de las relaciones interpersonales, éstas te ayudarán a conseguir tus proyectos). La viuda seguramente era buena vecina, amable, cordial, simpática, ¿cómo llegamos a esa conclusión? Elemental, si hubiese sido una vieja amargada y grosera ningún vecino le habría prestado sus útiles de cocina. Moraleja: Las sonrisas, palabras amables y carisma abren puertas.

4ª Lección – “Focalízate en tu Proyecto” (vv. 4-5). Eliseo le manda encerrarse en el cuarto y allí comenzar a llenar las vasijas. ¿Por qué hacer esto, es decir encerrarse en casa? Sencillo:

  • Los milagros se germinan en silencio, los sueños se construyen de apoco, de manera humilde.
  • Los proyectos se realizan primeramente en tu mente donde nadie más puede ver, sólo Dios y tú; allí en tu cuarto secreto, a solas con el Creador.
  • Además al encerrase en su casa la viuda podría concentrase en su proyecto, sin distracciones (a veces conseguimos poco en la vida porque nos diluimos en muchas cosas, la clave es focalizarnos en el negocio, trabajo, emprendimiento).
  • Junto a esto podemos ver la fe de esta mujer, ¿cómo? Se puso a hacer tal como el profeta le dijo que hiciera, ¡eso es fe! No sólo es declarar, afirmar, reprender, es también ser consecuente con mis acciones. Si decimos creer en un Dios que provee, entonces actuaré de tal forma que permito a Dios que provea.

5ª Lección – “Dios provee de manera justa, sin derrochar recursos, Él te da  conforme tu necesidad” (v. 6).

La viuda dijo “Ya no hay más vasijas”. ¡Qué fantástica historia es ésta! Cuando las vasijas estuvieron llenas entonces y sólo entonces cesó el milagro de la provisión de aceite. ¿Qué hubiera pasado si la viuda hubiese conseguido más vasijas? ¡Piensa en las posibilidades! Pero Dios es un sabio inversionista y nunca nos dará más de lo que necesitamos, Él no derrocha recursos.

6ª Lección – “Hazle caso a tu Mentor” (verso 7).

Esto es sencillamente genial. Eliseo se comporta aquí como un “asesor de negocios, un coach, un mentor de finanzas”; él direcciona a la mujer, le muestra el camino a seguir. Pero la humildad de la mujer es notable, ella recurre al profeta y le hace caso en cada una de sus instrucciones y eso es lo que debemos hacer los emprendedores, seguir las instrucciones de quienes nos aconsejan (nada más malo que pedir consejos y no escucharlos).

7ª Lección – “Vende tu Producto” (v. 7).

Nótese que el milagro no consistió en que cayera un fardo de billetes desde el cielo, no fue que la viuda ganó el premio gordo de la lotería, no fue que se casó con un magnate de la venta de camellos, ¡No! El milagro consistió en dos partes: 1) Provisión de aceite, 2) Vender el aceite y por medio de ese “emprendimiento” saldar las deudas. Es decir, por medio de su producto, de su negocio, de su local comercial esta mujer empezaría una vida nueva, próspera, mejor, sin ataduras ni maldiciones. Muchas veces Dios nos provee una idea, una conexión, una habilidad, pero será nuestra responsabilidad monetizar ese recurso.

Conclusión.

¿Será que esta mujer logró vender su producto? La Biblia no lo dice, pero me atrevo a sugerir que si esta mujer fue lo suficientemente inteligente y persistente para pedir ayuda al profeta (v. 1), luego pedir colaboración a los vecinos (v. 5) y finalmente ponerse a llenar las tinajas (v. 5-6), entonces no me cabe duda que también fue disciplinada para vender la mercancía.

Al cerrar mis ojos puedo oírla gritar en el mercado del pueblo: “¡Vendo aceite, aceite del bueno vendoooo! ¡Venga y compre aceite divino, aceite del cielo, aceite elaborado por manos angelicales!”. Wow, con una promoción así yo le diría… “deme dos litros por favor”.

MORALEJA FINAL: Tu emprendimiento ––es decir tu aceite–– puede darte la vida que quieres, pero debes ser obediente, trabajador, inteligente, estratega y vendedor. ¡Tu aceite no se venderá solo! Sé proactivo como la viuda, aprende a depender de Dios y de ti mismo también.

Fuente:

Gabriel Gil,(Coach-mentor)

Compartir
SHARE

Dejenos sus comentarios

Loading Facebook Comments ...

SIN COMENTARIO

DEJE SU REPUESTA

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.