Mayor que la Fe y la Esperanza

Mayor que la Fe y la Esperanza

1731
SHARE

“Y ahora permanecen la fe, la esperanza y el amor, estos tres; pero el mayor de ellos es el amor”.  1 Corintios 13:13.

Quien posee el AMOR, tiene de Dios el camino más excelente para vivir en paz, armonía y prosperidad, a pesar de lo difícil, sacrificado  y doloroso que es mantener una relación donde verdaderamente reine el amor.

Pero, quien logre alcanzar vivir a la altura que demanda tan grande responsabilidad, Dios le bendice y le hace beneficiario de este activo espiritual que está definido mayor que la fe y la esperanza.

Muy a pesar de ser prioridad establecida desde nuestros orígenes “Porque este es el mensaje que habéis oído desde el principio: Que nos amemos unos a otros” 1 Juan 3:11, parecería que no hemos llegado a comprender la totalidad de la ordenanza escrita por Dios en su Palabra.

Los prejuicios sociales, incomprensiones y sufrimientos, parecerían predominar sobre las bondades que componen el  amor.

La cizaña, vicio que se mezcla entre las buenas acciones y costumbres, el odio y la infidelidad, la envidia y la traición predominan, golpeando y quebrando toda la estructura del amor, alejándonos así del círculo de intimidad que estamos llamados a habitar en paz, unidad y armonía.

En este tiempo, el desamor empuja más que nunca contra la estabilidad de la amistad y las buenas relaciones matrimoniales,  todo apunta hacia la desestabilización, y es en el entorno familiar donde se refleja el mayor deterioro, y en ese sentido, tenemos  la enorme responsabilidad de hacer algo para volver a encausar por nuevos caminos los valores de las relaciones amigables.

Construyamos una agenda permanente en el seno de todas las organizaciones sociales, Iglesias y sociedad en general, por ser este un tema intrínseco de cada persona, es decir, íntimo, esencial, determinante, y desde ahí poner en práctica comportamientos y actitudes que nos ayuden a superar los problemas que están deteriorando la calidad de vida del seno familiar.

Aunque las estadísticas siguen mostrando acciones negativas y perniciosas contra la parentela, sigo apostando al amor como la única arma capaz de producir grandes transformaciones en la familia, una sociedad que no esté dispuesta a poner en práctica una agenda basada en el amor, es un colectivo que no prosperará, y sus errores le hundirán en los abismos más profundos del atraso y el estancamiento.

El énfasis de la Palabra de Dios desde Génesis hasta Apocalipsis es el amor, así que “El que no ama no conoce a Dios, porque Dios es amor”. 1 Juan 4:8.

Aunque tu vida se encuentre en el charco de la frustración y la desilusión, no te rindas, no te des por vencido/da, aunque una mala experiencia  haya sido la causa de haberte rasgado las vestiduras, y aún si percibes estar inmerso/sa en sus efectos devastadores, como en una ocasión sintió experimentar el salmista David “en valle de sombra de muerte”,  decídete a darle una nueva oportunidad al mayor que la Fe y la Esperanza, el Amor.

 

Pastor Antonio Regalado

 

 

Compartir
SHARE

Dejenos sus comentarios

Loading Facebook Comments ...

SIN COMENTARIO

DEJE SU REPUESTA

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.