Marcas de crecimiento en la vida Cristiana

Marcas de crecimiento en la vida Cristiana

531
SHARE

LUCAS 2:52 Y Jesús crecía en sabiduría y en estatura, y en gracia para con Dios y los hombres.

Verdaderamente que todo padre o madre de familia se emociona y se siente emocionado de ver cómo sus hijos están creciendo, muchas veces para llevar un registro del crecimiento físico de nuestros hijos e hijas los medimos en una pared y vamos marcando el crecimiento que van teniendo cada mes o cada año, esas marcas a nuestros hijos les demuestran cuanto han crecido y cuando aún les falta por crecer.

En la vida cristiana nosotros tenemos un Padre Celestial que también quiere vernos crecer, de la misma forma como nuestro Señor Jesucristo creció cuando estuvo en este mundo. Es por eso que el texto que hemos leído para comenzar nos muestra que nuestro Señor Jesús creció, no solamente físicamente, sino también en sabiduría y en gracia para con Dios y con los hombres.

Y de esa misma forma tiene que ser nuestro crecimiento en la vida cristiana, no solamente debemos crecer en años formando parte de una iglesia, sino que también tenemos que crecer en sabiduría y gracia, es decir tiene que haber en nuestra vida crecimiento espiritual, tenemos que madurar espiritualmente.

Tenemos que saber que, así como cuando un niño va creciendo se ponen marcas para saber cuánto ha crecido, también en la vida cristiana hay marcas que le muestran a nuestro Padre Celestial cuánto hemos crecido espiritualmente.

¿CUALES SON ESAS MARCAS DE NUESTRO CRECIMIENTO ESPIRITUAL? Veamos lo que nos enseña la palabra de Dios en (2 PEDRO 1:5-8) “…vosotros también, poniendo toda diligencia por esto mismo, añadid a vuestra fe virtud; a la virtud, conocimiento; 6 al conocimiento, dominio propio; al dominio propio, paciencia; a la paciencia, piedad; 7 a la piedad, afecto fraternal; y al afecto fraternal, amor. 8 porque si estas cosas están en vosotros, y abundan, no os dejarán estar ociosos ni sin fruto en cuanto al conocimiento de nuestro Señor Jesucristo.”

Pero antes de analizar cuáles son las marcas del crecimiento en nuestra vida cristiana, veamos cual es la característica de una persona que solamente crece en años en una iglesia, pero no crece espiritualmente: (vs 8) Porque si estas cosas están en vosotros, y abundan, no os dejarán estar ociosos ni sin fruto en cuanto al conocimiento de nuestro Señor Jesucristo.” ESTÁ OCIOSO Y SIN FRUTO, es decir que una persona que no crece espiritualmente en su vida cristiana no hace nada para el Reino de Dios y tampoco produce los frutos que el Señor espera de cada uno de nosotros para su gloria.

VEAMOS ENTONCES CUALES SON LAS MARCAS DEL CRECIMIENTO ESPIRITUAL:

I) LA PRIMERA MARCA ES LA VIRTUD O VALENTÍA: La palabra virtud en el original es la palabra griega “Arete” que significa valor y excelencia, es decir que una persona que va creciendo en el camino de Dios tiene la valentía de hacer las cosas que primeramente agradan a Dios y no al mundo, la virtud es la valentía de abandonar el camino de la mediocridad, es decir de vivir un cristianismo lleno de mundanalidad, o como muchas veces decimos, cristianos con un pie en la iglesia y un pie en el mundo, y en lugar de eso tratar cada día de buscar la excelencia, lo agradable, darle a nuestro Dios lo que él merece de nuestra vida, porque tenemos que saber que a nuestro Dios no le agradan los cristianos tibios (Apocalipsis 3:15-16) Yo conozco tus obras, que ni eres frío ni caliente. !!Ojalá fueses frío o caliente! 16 pero por cuanto eres tibio, y no frío ni caliente, te vomitaré de mi boca.

II) LA SEGUNDA MARCA ES EL CONOCIMIENTO: Verdaderamente es triste encontrar cristianos que tienen muchos años de pertenecer a una iglesia pero ni siquiera conocen bien lo que han creído, no tienen una base doctrinal, son cristianos que están arraigados y aferrados a una denominación, bautista, pentecostal, presbiteriana, etc, pero no comprenden que primeramente tenemos que estar arraigados en Cristo, en su palabra, en la sana doctrina, porque un árbol no puede dar frutos si primero no tiene una raíz fuerte y profunda, y nosotros como cristianos no debemos enfocarnos primeramente en el crecimiento hacia afuera, es decir prosperidad, bendición, dones, sino primeramente en el crecimiento hacia adentro, en el conocimiento de su palabra para que nadie nos engañe con falsas doctrinas (Colosenses 2:6-8) Por tanto, de la manera que habéis recibido al Señor Jesucristo, andad en él; 7 arraigados y sobreedificados en él, y confirmados en la fe, así como habéis sido enseñados, abundando en acciones de gracias.8 Mirad que nadie os engañe por medio de filosofías y huecas sutilezas, según las tradiciones de los hombres, conforme a los rudimentos del mundo, y no según Cristo.

III) LA TERCERA MARCA ES EL DOMINIO PROPIO: Tenemos que reconocer que si algo destruye la vida de una persona son los excesos, es decir dejarse dominar por los placeres, por sus propios impulsos de ira, por los deseos impuros, por los vicios, por relaciones prohibidas y por todo aquello que puede llegar a esclavizarnos y es por eso que una de las marcas principales de crecimiento espiritual en la vida de un cristiano es usar lo que nuestro Dios ya nos ha dado a cada uno de nosotros, el dominio propio, (2 Timoteo 1:7) Porque no nos ha dado Dios espíritu de cobardía, sino de poder, de amor y de dominio propio. El dominio propio es la fortaleza que nos da el Espíritu Santo para dominarnos a nosotros mismos, nos ayuda a dominar en nosotros mismos los deseos ilícitos o pecaminosos y también la capacidad de moderar los permitidos, para que podamos decir NO a lo que nos destruye y también para que seamos sabios para con lo que es lícito o permitido, pero que no nos conviene, no nos edifica y que puede esclavizarnos (1 Corintios 10:23) Todo me es lícito, pero no todo conviene; todo me es lícito, pero no todo edifica

IV) LA CUARTA MARCA ES LA PACIENCIA: La palabra usada en el original es la palabra griega “Jupomone” la cual significa CONSTANCIA, es decir que la paciencia de la cual el apóstol Pedro nos habla no es solamente aprender a esperar, sino permanecer firme en el camino de Dios a pesar de la dificultad, a pesar de las pruebas, a pesar de las circunstancias difíciles que podamos estar enfrentando, este tipo de paciencia significa no poner nuestra mirada en lo difícil del camino sino en lo glorioso de la meta, y por eso no se conforma solamente con no murmurar sino que puede adorar a Dios mientras camina. La paciencia nos permite seguir en el camino del Señor pase lo que pase con la mirada puesta en nuestro Señor Jesús (Hebreos 12:1-2) Por tanto, nosotros también, teniendo en derredor nuestro tan grande nube de testigos, despojémonos de todo peso y del pecado que nos asedia, y corramos con paciencia la carrera que tenemos por delante, 2 puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe, el cual por el gozo puesto delante de él sufrió la cruz, menospreciando el oprobio, y se sentó a la diestra del trono de Dios.

V) LA QUINTA MARCA ES LA PIEDAD: La palabra que el apóstol Pedro uso en el original es “Eusébeia” y esa palabra se utilizaba para referirse a alguien que tiene la creencia correcta y que vive también de forma correcta, es decir el crecimiento espiritual se manifiesta no solamente en ser un oidor de la palabra sino un hacedor de ella, es la coherencia entre lo que se dice y lo que se hace, entre lo que se cree y en la forma como se vive de acuerdo a esa fe. La palabra de Dios nos llama a no relacionarnos con personas que tienen apariencia de piedad, pero su vida o su conducta demuestran lo contrario (2 Timoteo 3:5) que tendrán apariencia de piedad, pero negarán la eficacia de ella; a éstos evita. y nos llama a vivir una vida cristiana no solamente siendo oidores sino hacedores de su voluntad (Santiago 1:22) Pero sed hacedores de la palabra, y no tan solamente oidores, engañándoos a vosotros mismos.

VI) LA SEXTA MARCA ES EL AFECTO FRATERNAL Y EL AMOR Esto significa poder tener una vida que aun sin palabras todos puedan notar que somos hijos de Dios, por medio del amor que hay entre nosotros como hermanos en Cristo y también con todos los que nos relacionamos, así como lo dijo nuestro Señor Jesucristo, de esa manera todos sabrán que somos sus discípulos (Juan 13:35) En esto conocerán todos que sois mis discípulos, si tuviereis amor los unos con los otros.

CONCLUSIÓN: Después de conocer cuáles son las marcas del crecimiento espiritual en la vida de un cristiano, y de compararlo con nuestra vida actualmente, respondamos ¿Qué tanto hemos crecido? No nos desanimemos, la clave de la vida cristiana es crecer un poco todos los días, sin desanimarnos, sin apartarnos, siendo firmes y constantes en el camino de nuestro Dios (1 Corintios 15:58) Así que, hermanos míos amados, estad firmes y constantes, creciendo en la obra del Señor siempre, sabiendo que vuestro trabajo en el Señor no es en vano.

Fuente:

Pastor Oscar Flores | EL SALVADOR

Compartir
SHARE

Dejenos sus comentarios

Loading Facebook Comments ...

SIN COMENTARIO

DEJE SU REPUESTA

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.