Sobre la fiesta de bodas

Sobre la fiesta de bodas

1480
SHARE

“Respondiendo Jesús, les volvió a hablar en parábolas, diciendo: El reino de los cielos es semejante a un rey que hizo fiesta de bodas a su hijo; y envió a sus siervos a llamar los convidados a las bodas; mas estos no quisieron venir.

“Volvió enviar otros siervos, diciendo: Decid a los convidados: He aquí, he preparado mi comida; mis toros y animales engordados han sido muertos, y todo está dispuesto; venid a las bodas.

“Mas ellos, sin hacer caso, se fueron, uno a su labranza, y otro a sus negocios; y otros, tomando a los siervos, los afrentaron a los mataron. Al oírlo el rey, se enojo; y enviando sus ejércitos, destruyo a aquellos homicidas, y quemo la ciudad.

“Entonces dijo a sus siervos: Las bodas a la verdad están preparadas; mas los que fueron convidados no eran dignos. Id, pues, a las salidas de los caminos, y llamad a todos a cuentos halléis. Y saliendo los siervos por los caminos juntaron a todos los que hallaron, juntamente malos y buenos; y las bodas fueron llenas de convidados.

“Y entro el rey para ver a los convidados, y vio allí a un hombre que no estaba vestido de boda. Y le dijo: Amigo, ¿Cómo entraste aquí, sin estar vestido de boda? Mas el enmudeció.

“Entonces el rey dijo a los que servían: Atadle de pie y manos, y echadle en las tinieblas de afuera; allí será el llanto y el crujir de dientes. Porque muchos son llamados, y pocos escogidos”. (Mateo 22:1-14).

Desde hace más de dos siglos, el Señor Jesús ha hecho un llamamiento a la humanidad para que sea salvada, porque vino a este mundo a buscar y salvar lo que se había perdido. Esta salvación Dios la ofrece por gracia y le costó la vida de su Hijo Jesucristo, quien murió por ti en la cruz del calvario, derramando su preciosa sangre, llevando todos tus pecados pasados, presentes y futuros.

Pero previamente, querido amigo, tienes que arrepentirse de todo corazón, poner tu fe en Jesucristo y vivir una vida de santidad, obedeciendo su palabra, a fin de que estés preparado para participar de las bodas del Cordero, en que participaran el Hijo de Dios y tu como parte de la Iglesia, quien es su novia, la que en cualquier momento viene a buscar.

Jesús dijo: “Porque de tal manera amo Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna.

“Porque no envió a su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para que el mundo sea salvo por él. El que en él cree, no es condenado; pero el que no cree, ya ha sido condenado, porque no ha creído en el nombre del unigénito Hijo de Dios.

“Y esta es la condenación: que la luz vino al mundo, y los hombres amaron mas las tinieblas que la luz, porque sus obras eran malas. Porque todo aquel que hace lo malo, aborrece la luz y no viene a la luz, para que sus obras no sean reprendidas.

“Mas el que practica la verdad viene a la luz, para que sea manifestado que sus obras son hechas en Dios”, (Juan 3:16-21).

Apreciado amigo, hay personas que no están vestidas de bodas, es decir, que no han creído en Cristo y piensan que la salvación está fundamentada en una vida de religiosidad y de buenas obras, creyendo que ese es el camino que lo llevara al cielo, craso error.

Solo hay un camino que nos lleva al cielo y al respecto, Jesucristo dijo: “Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mi”, Juan 14:6).

Apreciado amigo, Cristo dijo que muchos son los llamados y pocos los escogidos, esperamos que tú seas uno de ellos, es decir, de los escogidos.

Dios te bendiga, amigo lector.

Fuente: La Biblia.

Compartir
SHARE

Dejenos sus comentarios

Loading Facebook Comments ...

SIN COMENTARIO

DEJE SU REPUESTA

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.