La migración y República Dominicana

La migración y República Dominicana

55
SHARE

Debemos iniciar por un reconocimiento: todos tenemos el inmigrante en nuestro árbol genealógico. Por miles de años, el hombre, ora por hambre, ora por mejores perspectivas, dejaba su mundo conocido y se aventuraba a terras incognitas, es decir, mundos desconocidos, donde muchas veces reconstruia su vida de cero.

Pensemos en un judio que se asentaba en Argentina, o un ruso en Nueva York. Para ellos, el llegar a esos parajes donde todo era distinto (lengua, comida, religión), era como viajar a la luna. Pero se acoplaban e integraban a esas sociedades, y hoy, sus hijos y nietos, son ciudadanos ejemplares en esos países.

Las américas está llena de casos así, de inmigrantes que con dos manos y un sueño crecieron y dejaron descendencia valiosa. Pero, debemos recordar que los distintos países tienen derecho a regular quienes, como y cuanto pueden establecerse y formar parte de su población.

En nuestro país tenemos que tomar conciencia de dicha realidad. Tenemos una población de inmigrantes relativamente grande que no está regularizada, y eso no ayuda ni a esos seres humanos, que quedan al margen de toda posibilidad de realización personal, como a nosotros, que no podemos aprovechar a esos recursos humanos. También, dentro de esa migración, hay elementos que a nosotros, el país receptor, no nos interesa, o simplemente consideramos que no nos aporta. Si no cumplen con los requisitos, deben ser deportados.

¿Qué debemos hacer? Planes de regularización, con facilidad para los inmigrantes que demuestren estudios superiores, y para familias jóvenes que tengan hijos o que puedan tener y que ambos sean profesionales. puede consignarse una cuota para trabajo fabril, construcción y obrero, pero el resto debe de ser deportado.

Recordemos que muchos inmigrantes pueden conseguir documentación válida y legítima, y por ende, asumir un proceso de residencia como establece las leyes de la materia migratoria, por los que los afectados, son, relativamente, una minoría.

Todos los países deciden quiénes entran y quiénes salen, quién se queda y quién no. ¿Por qué nuestro país no puede hacer uso de su soberanía?. Espero que nuestras autoridades y las fuerzas vivas de la sociedad se unan y planifiquen la actuación con respecto a este tema vital.

Fuente:

Dr. Nestor Saviñon

Compartir
SHARE

Dejenos sus comentarios

Loading Facebook Comments ...

SIN COMENTARIO

DEJE SU REPUESTA

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.