Unidos en Cristo

Unidos en Cristo

202
SHARE

Juan 15 puede considerarse como una parábola donde Juan utiliza tres aspectos naturales para alustrar las relaciones y enseñanzas espirituales. Es la parábola de la vid, donde se refiere a una planta de uvas. El labrador o dueño de la viña es nuestro Dios, la vid que es la planta o el árbol representa a Jesucristo, y los pámpanos que son las ramitas de donde se desprende el fruto que son las uvas por estar conectado al árbol o planta mayor, somos nosotros.

Antes de hacer tres preguntas de reflexión, le invito a ver las relaciones naturales o lógicas que se dan en esta parábola. Dios como el dueño de la viña es soberano y sabio; muy cuidadoso y visionario. Cuando ve que una planta no da fruto la corta para sembrar otra, el principio de existencia productiva, sustitución necesaria. Cuando no se da fruto, lo cual es el propósito de existencia, Dios que es soberano y busca resultados, mueve, quita o sustituye al que no da fruto para colocar a uno (a) que si dará fruto.

Lo indispensable para dar fruto es la dependencia o conexión entre el pámpano y la vid. No puede dar fruto el pámpano o la ramita pequeña que se refiere al cristiano si no está conectada con el árbol mayor que es Cristo. He aquí la importancia de vivir siempre en total dependencia de Cristo por medio de la oración, la lectura de la Palabra, la participación en el ministerio, la asistencia regular al templo.

El fruto, mas frutos, y mucho frutos no es lo mas importante en la perspectiva productiva espiritual, sino en que el fruto que damos permanezca. Lo que alegra a Dios, lo que glorifica y exalta a Dios es que seamos productivos, que demos frutos, pero que el fruto sea permanente, estable, fiel, y consistente. De manera que cuando estamos en buena relación con Dios, estamos unidos en Cristo, consecuentemente, de manera natural, siempre estaremos dando fruto de fidelidad, ejemplo, contentamiento, compartimiento, gratitud, generosidad, entrega, abundancia, etc.

Ahora bien, piense en estas preguntas que merecen que usted de respuesta de inmediato: ¿Cuál es el papel de Dios en este pasaje? ¿Cuál es la función principal de Jesucristo en esta parábola? ¿Cuál es la tarea más importante de cada cristiano según esta enseñanza? Dios es soberano, y como dueño, vigila, provee, depura, cuida, y espera fruto. Cristo como la vid verdadera, da vida, sabia, salud, da todo lo que un cristiano necesita para una relación fresca, diaria, bendecida, y productiva. Cada cristiano ha de esforzarse por permanecer ligados, unidos a Cristo, en buena relación, para dar fruto.

¿Cómo esta su relación con Cristo? ¿Es usted una persona fructífera de tal modo que Dios se siente alagado y glorificado por usted? No olvide, árbol que no da fruto, Dios se reserva el derecho y la libertad soberana para podar, quitar, remover, sustituir, y/o hasta cortar.

Fuente:

Pastor Luis Gómez

SHARE