Testimonio de un viaje a tierra santa

Testimonio de un viaje a tierra santa

203
SHARE

Es la primera vez que escucho un Pastor evangélico hablar o predicar sobre algo tan hermoso como es la visita a Israel, y especialmente su capital Jerusalén, donde Dios se manifestó a través de su Hijo Jesucristo, quien vino a buscar y a salvar a los perdidos.

En días pasado el Pastor Pedro Piñeyro, de la Iglesia Buenas Nuevas, relato bíblicamente su visita que hiciera recientemente a Israel y dijo que estar en Getsemaní fue algo fascinante, porque se vive um ambiente muy espiritual y sublime. Es un jardín, un lugar precioso, y añadió que no tiene palabras de agradecimiento a Dios, por tan maravillosa experiencia, junto a su esposa la pastora Nelly.

Indicó que esa hermosa experiencia constituye como parte de su vida y que lo llevaré guardada como una historia en el tiempo de calidad, así como el lugar donde estaba la tumba de Jesús, el sitio donde se sacaba en una prensa el aceite del olivo.

El pastor Piñeyro manifestó que, conforme a la Biblia, fue en Jerusalén donde Jesucristo vertió su última gota de sangre, y según el Nuevo testamento, el Monte de los Olivos, fue el lugar donde Jesús oro la última noche antes de ser arrestado. En ese sitio, ubicado en las inmediaciones de Jerusalén, tuvo lugar la agonía de Jesucristo.

La oración de Jesucristo y su apresamiento, se produjeron allí dentro y conforme a su voluntad y así mismo se entregó para ser crucificado después en el Gólgota, clavado en una cruz, dando su preciosa vida, en rescate de la humanidad.

El pastor de Buenas Nuevas, dijo que Getsemaní es un lugar de calidad, así como también el sitio de la tumba, y los que allí van y oran en ese lugar, eso no tiene precio, porque es una hermosa experiencia que nadie debe perderse. Dijo que se puede orar en cualquier lugar pero estar allí en vivo, no en fotografía, y orar por lo menos una hora, es una gran experiencia que la humanidad ha tenido, porque ni siquiera sus discípulos permanecieron una hora orando con Jesús. Lucas 22-43.

En el Jardín del Getsemaní, Jesús les dijo a sus discípulos “no pueden orar, aunque sea una hora”. Les diré que desde entonces el mundo entero va a visitar ese lugar y aprovechan la oportunidad de orar hasta más de una hora.

El pastor Piñeyro explicó que todo eso es tan atractivo, que la economía de Israel se mueve por los turistas y las personas que viven en su entorno, así como un Ministerio Cristiano Evangélico de Inglaterra, que maneja ese lugar para explicarle a los que allí asisten para ver y conocer los lugares sagrados, lo que constituye una paradoja, en vista de que la economía depende de los cristianos que van a Jerusalén y viven del que oran, pero sobre todo el cuidado de Dios, que está sobre Israel, porque las promesas del Eterno están Ahí..Dios guardará a Israel Salmo 121. Recordemos que Jesús lloró por Jerusalén y la muerte de Lázaro.

Dijo que esa fue una experiencia que no la puede dejar de explicar al visitar el lugar donde estuvo el cuerpo de Jesús, y a los tres días, tiempo que permaneció en la tumba, fue cuando las mujeres estaban buscando al que estaba muerto, pero que ya había resucitado.

Esta predicación y a la vez un testimonio de lo que vive allí, tiene otra connotación porque tú puedes ver donde fue sepultado Jesús y recibir las explicaciones al respecto, por ese ministerio de Inglaterra, basados en la Biblia. Lucas 22-39– dice Y Jesús saliendo, se fue, como solía, al monte de los Olivos; y sus discípulos también le siguieron. El Jardín de la tumba está en ese lugar, que es encantador, donde se encontraba Dios y que amanecía orando, y eso me toco el alma y el espíritu, al estar en el lugar de tanta historia, sostuvo el pastor Piñeyro.

Esto me ha dado la oportunidad de aprender que debemos buscar un lugar, una habitación de guerra para entrar a orar y velad como lo hacía Jesús en Getsemaní, añadió el pastor de Buenas Nuevas.

Dijo que todos los seres humanos tenemos momentos difíciles en la vida y que eso es parte de ella y debemos saber cómo vamos a enfrentar esa situación, nosotros que conocemos el poderío de Dios. Tenemos que tomar esas circunstancias que se nos presentan igual a la que pasó Jesús, lo más crucial que paso en la tierra, estando en uno de los lugares favoritos para encontrarse con el Padre en Getsemaní, un huerto que es parte del monte de los olivos, añadió.

Las escrituras nos dice que Jesús pasó bastante tiempo en ese lugar, pero sabia pasar las noches en el monte llamado de los Olivos, Lucas 21-22-39- y 22-43- Nos dieron el pan y el vino y siempre explicándoles que la población es real, específicamente ahí también alabamos y adoramos a Dios.

Nuestro Salvador siempre estuvo con Dios, pero en forma de hombre, ahora estaba en una realidad, no sabía que iba a pasar que su clamor a Dios, no iba a ser escuchado con nosotros, asumir la asquerosa vida nuestra, la única razón era por nosotros, pero ahora más intensamente oraba y ese su dolor es posible que pasara de mi esa copa y aparece un ángel del cielo para que te ayude y te de nuevas fuerzas.

El Pastor Piñeyro dijo que la única solución de Dios era que su hijo muriera. Vayamos al cuarto de oración, al cuarto de guerra a orar y en ese lugar rindámonos a sus pies, y derramemos nuestros corazones y humillémonos y pidamosle perdón. Marcos 14-37-38– Lo que paso allí solo Marcos lo vivió.

Jesús de los once discípulos solo se llevo tres a Getsemaní, al jardín lleno de olivo, e hizo un llamado a santificarnos y buscar un lugar santo. Pedro le decía Jesús vela y ora, y por no orar y velad, le paso lo que paso, Marcos 14-38.

Pineyro dijo que eso a él le ministro tanto, el estar en ese lugar, y ahí el Señor me ministraba, porque en ese cuarto hay poder, para mi ese viaje fue muy diferente, fue un viaje de recuerdo y una marca del Señor a mi vida como pastor.

Señaló que “mi llamado como pastor es que nos apartemos a un lugar en nuestras casas para seguir orando mas y por lo menos una hora. Busquemos un lugar y conviértalo en un lugar de guerra para que pueda esconderse con Dios y allí el te va a hablar”, añadió.

LA GLORIA DE DIOS.

SHARE