Propósitos del mensaje de Dios

Propósitos del mensaje de Dios

87
SHARE

1 Corintios 14:1-3 Seguid el amor; y procurad los dones espirituales, pero sobre todo que profeticéis. Porque el que habla en lenguas no habla a los hombres, sino a Dios; pues nadie le entiende, aunque por el Espíritu habla misterios. Pero el que profetiza habla a los hombres para edificación, exhortación y consolación.

¿Cuál ha sido el objetivo por el cual usted vino a la iglesia? Tenemos que comprender que el principal objetivo por el cual nos congregamos en la iglesia es para que Dios nos hable por medio de su palabra.

En el texto que hemos leído podemos ver que entre todos los dones espirituales el apóstol Pablo le da mayor énfasis a la profecía, pues el que habla en lenguas no le habla a los hombres sino a Dios pero el que profetiza habla a los hombres.

Lastimosamente muchas veces mal interpretamos o confundimos lo que significa hoy en día la profecía y los profetas, y pensamos que son personas que nos dirán lo que nos ocurrirá en el futuro o que son personas que nos dicen “Dios me dijo o Dios dice esto o a aquello…”  pero esta mañana tenemos que comprender que el verdadero significado de la profecía y del profeta en el nuevo testamento es toda persona que predica a los hombres el mensaje revelado de Dios por medio de su palabra, el profeta es una persona que habla en nombre de Dios a los hombres, pero no habla nuevas revelaciones, sino en mensaje profético verdadero, el que transforma las vidas, el que trae salvación y vida eterna y ese mensaje está escrito en su palabra para nuestra bendición (Romanos 15:4 / 1 Pedro 1:19)

HABLEMOS PRIMERAMENTE DEL PROFETA O MENSAJERO (2 CORINTIOS 8:23)

Tenemos que comprender que la importancia para nuestra vida no radica en el mensajero, es decir en el predicador o pastor, sino en el mensaje, el que cambia y transforma la vida del hombre no es el mensajero, sino el mensaje y la honra y la gloria es de Dios no del hombre (1 Pedro 4:11)

La palabra de Dios que está escrita en la Biblia aunque es predicada por hombres imperfectos, débiles y pecadores debe ser recibida por nosotros como lo que es: La palabra de Dios (1 Tesalonicenses 2:13)

Como cristianos tenemos que tener la madurez espiritual para recibir el mensaje de Dios sin que nuestra mirada este en el mensajero, pastor o predicador (1 Corintios 3:4-5)

AHORA REFLEXIONEMOS SOBRE EL MENSAJE DE DIOS Y SUS PROPOSITOS PARA NUESTRA VIDA (1 CORINTIOS 14:3)

El verdadero mensaje de Dios tiene que cumplir con tres propósitos principales en nuestra vida espiritual: EDIFICACION, EXHORTACIÓN Y CONSOLACIÓN

EL MENSAJE TIENE QUE EDIFICAR NUESTRA VIDA (1 PEDRO 2:5)

La palabra edificación o edificar en el griego es la palabra “Oikodome” y esa palabra se usaba para la acción de construir un edificio.

Como cristianos debemos ser edificados como lo que somos: Casa de Dios y morada de su Santo Espíritu.

El mensaje de Dios me tiene que dar el conocimiento necesario para apartarme de aquello que destruye mi vida (Oseas 4:6)

El mensaje de la palabra de Dios tiene que edificar mi espíritu es decir tiene que ayudarme a dejar todo aquello que destruye mi vida, aunque muchas veces la palabra no sea agradable para nuestros oídos (Eclesiastés 12:11)

El fundamento de nuestra vida es Cristo, pero sobre ese fundamento el mensaje de la palabra de Dios nos ayuda a edificar una vida agradable para nuestro Dios (1 Corintios 3:9-11)

EL MENSAJE TIENE QUE EXHORTAR NUESTRA VIDA (2 PEDRO 3:1)

La palabra exhortación en el original es la palabra griega “Paraklesis” que significa un llamado a la acción, una motivación, una inspiración para llevar a cabo los propósitos de Dios con nuestra vida.

Según nuestro diccionario de la lengua española exhortar significa: inducir a uno con palabras, razones y ruegos a que haga o deje de hacer alguna cosa.

El mensaje de la palabra de Dios nos debe motivar o exhortar a la obediencia, a la gratitud, a la adoración, al servicio a Dios.

El mensaje de la palabra de Dios nos debe exhortar como cristianos a no huir del llamado que Cristo nos hizo a cada uno de nosotros (Lucas 9:23)

El mensaje de la palabra de Dios nos debe exhortar a ya no vivir a nuestra manera sino a la manera de Dios (Gálatas 2:20) 

EL MENSAJE TIENE QUE CONSOLAR NUESTRA VIDA (ISAIAS 40:1-2)

Muchas veces nos enfocamos en el consuelo material, decirle a las personas que van a salir de sus deudas, que van a sanar su enfermedad, que sus matrimonios se van a restaurar, que su negocio no va a quebrar, etc.

No hay mayor consolación para el pecador que saber que su pecado es perdonado por medio de Cristo Jesús.

De nada sirve prometerle a las personas una vida tranquila si no se les predica del pecado y de la reconciliación que hay para el pecador por medio de Cristo Jesús (2 Corintios 5:19-20)

No hay consuelo mas grande para nosotros los pecadores que reconocer que todos nuestros pecados pueden ser perdonados por medio de la sangre de Cristo Jesús (1 Juan 1:9)

Somos consolados cuando reconocemos que en Cristo hay una nueva oportunidad para nuestra vida (2 Corintios 5:17) 

Fuente:

pastor Oscar Alberto Flores

SHARE