Pastor destaca aportes de reforma protestante al surgimiento de las instituciones a...

Pastor destaca aportes de reforma protestante al surgimiento de las instituciones a las políticas modernas

209
SHARE

El pastor Tomás Gómez Bueno dijo que la historia de la humanidad gira en torno a un eje central que se llama el poder. Cualquiera que sea la relación que se sostenga entre uno o más seres humanos, es una relación de poder. En torno al poder giran las religiones, las ideologías y las diferentes formas de organización que va tomando la sociedad en diversas épocas.

Manifestó que para definir cuáles son los elementos que aporta la Reforma Protestante a la política moderna, tenemos que definir cuál era el modelo de organización política que impera antes de que estas irrumpieran en el siglo XVI.

Gómez Bueno, hizo una exposición en un foro teológico, auspiciado por la Universidad Nacional Evangélica (UNEV), efectuado en la sede de esa academia, en el sector Miraflores, en esta capital, para promover la celebración del V centenario de la Reforma Protestante.

Explicó que el modelo de organización social mejor definido que encontramos en la Edad Media es el feudalismo que consistía en un régimen político y económico basado en la posesión de la tierra. Quien tenía la tierra, tenía el poder. Básicamente en el sistema feudal la condición de los hombres se determinaba en relación a la propiedad de la tierra: quien posee tierra es libre, y quien no, es reducido a la servidumbre.

Asimismo, señalo que la sociedad feudal se caracterizaba especialmente por la estratificación de las funciones. El señor feudal era el encargado de dirigir la guerra, el clero era el encargado del aspecto religioso y el campesinado era el encargado de trabajar la tierra.

Indico que el señor feudal asumía las funciones típicas del Estado, tales como legislar, administrar justicia y acuñar monedas. El feudo es así un “Estado en miniatura”. La Iglesia era una institución de carácter feudal que tenía tierra, cobraba impuestos (“diezmos”) y tenía vasallos. Era un Estado pontificio.

La Edad Media fue una época profundamente religiosa. El cristianismo estaba presente en todos los actos de la vida diaria. Un auge comercial incipiente, pero indetenible, el grave desgaste que produjeron las cruzadas, los nuevos inventos y los nuevos conocimientos fueron factores que contribuyeron a la decadencia y desaparición del régimen feudal, explico Gómez Bueno.

Manifestó que dos grandes líneas paralelas definen el protagonismo de la humanidad a través de la historia: el poder religioso y el poder político, los cuales con frecuencia se confundían y otras veces entraban en conflicto o se aliaban utilizándose uno y otro.

Al inicio del siglo XVI prevalecían dos instituciones básicas: la Iglesia y el Sacro Imperio Germánico Romano, abarcando este último un poder disperso que fue descomponiéndose hasta dar paso a las monarquías, una forma de poder que facilitó el surgimiento de los estados modernos y consecuentemente su secularización, agrego.

En su exposición el pastor evangélico explico que el surgimiento de la Reforma Protestante viene a cambiar la relación de poder existente en el siglo XVI. Se trata de un acontecimiento que, junto al Renacimiento, está vivamente subrayado sobre la línea que pone fin a la Edad Media y da inicio a la Edad Moderna.

Gomez Bueno indico que el clima social que en todos los órdenes emergió con la Reforma Protestante motorizó cambios decisivos en toda Europa y en toda la historia de Occidente.

Y a seguidas anadio que el mapa político europeo fue alterado por el impacto de este acontecimiento. Novedades como la imprenta y otros inventos crearon un nuevo ambiente en el orden social de la época y no hay dudas de que surgió una nueva conciencia de la relación del hombre con Dios, con la vida y con toda su realidad.

Indico que en esta época nació una nueva forma de conocer y pensar que dio paso a una gran transformación, cuyo impacto en el aspecto religioso, político, cultural y económico de la humanidad ha sido enorme y continúa sintiéndose 500 años después.

Gomez Bueno dijo que las instituciones modernas, incluyendo el Estado y gran parte del andamiaje político y jurídico en que se soporta la sociedad de hoy no se puede entender a cabalidad sino se apela a los principios fundamentales sobre los que se erigió la Reforma Protestante.

Afirmo que el gesto emblemático que da inicio a este movimiento fueron las 95 tesis de Martin Lutero posteadas el 31 de octubre a la entrada del Castillo de Wittenberg en Alemania. Escritas en latín y tituladas “Cuestionamiento al poder y eficacia de las indulgencias”, estas 95 tesis abrieron la entrada de Lutero al escenario de lo que fue la Reforma Protestante.

Y anadio que rápidamente traducidas al alemán e impresas y circularon con gran profusión e impacto, no solo en Alemania, sino también en otras partes de Europa.

Más que una simple lista de consideraciones religiosas, ellas fueron un llamado al debate de las ideas, a la pluralidad de opinión, a la puesta en la agenda pública de pensamientos y creencias que por siglos permanecieron aplastadas por un sistema religioso intolerante que no admitía disidencia ni disputa, indico el pastor evangelico.

Dijo que con estas propuestas públicas, con este desafío en plena calle llamando a suscitar el debate se empujaban hacia el descrédito las ya vilipendiadas indulgencias, credenciales comercializadas por la Iglesia para otorgar la salvación por dinero y supuestamente librar las almas del castigo eterno.

Asimismo, indico que llama la atención que estas 95 tesis fueron resultado de un tormento de conciencia que había alcanzado en Lutero niveles de profunda y dolorosa crisis personal. Una crisis que encarnaba todo una época y su respuesta sintonizaba con inquietudes similares que surgían en otros puntos. Este estado de angustia llevó Lutero a experimentar una conversión estremecedora y convincente que le dio un impulso vital. Se trataba de un asunto moral, de conciencia, de repercusión escatológica que los sacramentos religiosos de la Iglesia habían sido incapaces de responder.

Expreso el líder religioso que el problema de Lutero era conocer cómo recibe el hombre el favor de Dios para alcanzar la salvación. Su búsqueda había sido desesperada y angustiosa. Sus lecturas habían sido intensas, agotadoras y torturantes. La respuesta, simple, pero iluminadora y convincente, la encontró directamente en la Biblia: “El justo por la fe vivirá (Romanos 1:17). El hombre es salvo por la fe. Este es el nuevo paradigma. Cualquier otro mecanismo para alcanzar la salvación es inútil. ¿Pero quién y dónde se afirma esto? es la pregunta crucial.

Dijo que esto lo revela Dios mismo en su Palabra, la Biblia, única fuente de autoridad para explicar el plan divino para la salvación y establecer las normas y principios de convivencias por las que debe regirse el ser humano para alcanzar la vida plena.

Y añadió que esta autoridad había sido secuestrada, usurpada y desconocida por la Iglesia y, en su nombre se había erigido un poder que tergiversaba y negaba esta autoridad. El mérito de Martin Lutero fue poner la Escritura en el centro del debate de su época. Cabe recordar las memorables palabras de su discurso, precisamente ante los dos representantes del poder que prevalecía en su época. Fue ante el Emperador del Sacro Imperio Romano Germánico, Carlos y V y del Papa León X, el 18 de abril del 1521, que Lutero en la Dieta de Worms defendió con firmeza sus creencias:

“A menos que esté convencido mediante el testimonio de las Escrituras o por razones evidentes —ya que no confío en el Papa, ni en su Concilio, debido a que ellos han errado continuamente y se han contradicho—, me mantengo firme en las Escrituras, a las que he adoptado como mi guía. Mi conciencia es prisionera de la Palabra de Dios, y no puedo ni quiero retractarme de nada, reconociendo que no es seguro o correcto actuar contra la conciencia. ¡Que Dios me ayude! Amen”.

En su exposición Gómez Bueno dijo que originalmente los reformadores buscaban una transformación a lo interno de la iglesia. Es el contexto histórico y las exigencias de sus postulados lo que los llevan a tener impacto en toda la sociedad en sentido general. Es aquí donde nace el impacto político de la Reforma Protestante, una convulsión humana colectiva, cuyos efectos aun no acaban medirse.

Agrego además que con Lutero la autoridad y el poder de la Iglesia comienzan hacer crisis. La imprenta hace que las ideas de Lutero se difundan con gran despliegue y su propia persona adquiere una dimensión inusitada. La Iglesia va perdiendo poder de mediación y control sobre la vida individual y pública y comienza a surgir una nueva subjetividad, surge según muchos pensadores el individualismo moderno que porta un sentido de igualdad y dignidad humana que tendrá importantes repercusiones políticas, especialmente en lo que tiene que ver con nuevas concepciones del poder, con nuevas formas de organización de la sociedad y otros fundamentos que legitiman la autoridad y el orden que deben definir los modelos de convivencia modernos.

Pero el intento más pretencioso, el esfuerzo más sistemático y riguroso por aterrizar estos principios, diríamos por construir gran síntesis del cristianismo para la modernidad lo hace Juan Calvino con su obra la Institución Cristiana, junto a su intento práctico y concreto de organizar la vida civil de la ciudad de Ginebra en torno a la iglesia que el mismo en término de organización le va dando su perfil político, añadió Gómez Bueno.

Manifestó que el asomo a cualquier teoría política que pretenda ser relevante debe partir de una definición ética del ser humano. Los reformadores partieron todos de la afirmación bíblica que sostiene que el ser humano es malo, es pecador por naturaleza, y por lo tanto, lo único que asegura niveles de convivencias posibles y tolerantes es la ley. Es lo que hoy llamamos el imperio de la ley, ante la cual todos estamos sometidos y tenemos iguales derechos y responsabilidades.

De manera, agrego, que el Estado moderno está basado en la ley, y la única manera de garantizar el cumplimiento de la ley, dado que el ser humano es malo y perverso, es la fuerza. A través del contrato social se lo otorga al Estado la prerrogativa de usar la fuerza para garantizar el orden y por necesidad hay que delegar el poder.

Gomez Bueno dijo que en las naciones más influenciadas por el catolicismo prevalecieron y se impusieron las monarquías absolutas. En las naciones influenciadas por el protestantismo se procuró implementar un sistema donde el ejercicio del poder tuviera grados notables de descentralización y equilibrio, lo que hoy denominamos la separación de los poderes. Aquí creo que están los dos grandes paradigmas de la política moderna. El poder concentrado y ejercido por una sola persona, y el poder representado y compartido por todas las personas de una comunidad o país, lo que se llama democracia, añadió.

El mapa político de la Europa de la Edad Moderna es una expresión de la influencia e impacto de la Reforma Protestante. Las naciones que fueron influenciadas por la Reforma evidencian un orden político más democrático y progresista que aquellas que fueron sometidas por la mentalidad de la contrarreforma. España e Italia son el ejemplo más evidente de esta afirmación, sostuvo en su exposición el pastor Gómez Bueno.

Dijo que para muchos pensadores, los puritanos ingleses tuvieron una influencia decisiva en el desarrollo de los modelos democráticos que se ha implementado hasta nuestros días. Sin duda una de las contribuciones más importantes de la Reforma política a la teoría e instituciones del mundo moderno fue el principio de la democracia.

En efecto, las cuatro democracias más antiguas del mundo moderno: Holanda, Inglaterra, Estados Unidos, Suiza, son sistemas políticos que nacen al mundo organizacional moderno amparados por la doctrina política reformada, especialmente la calvinista, indico.

Dijo que como protestante debemos reconocer que las tesis de Max Weber y Ernst Troeltsch que destacan los aportes del protestantismo han tenido gran difusión en el mundo, no ha sido los aportes que el protestantismo ha hecho desde el ámbito concreto de la política liberal y todos sus beneficios.

Gómez Bueno dijo que finalmente hay que destacar como un aporte importantes el carácter puritano de la Constitución Norteamericana y sus principios de la división de poderes que Vidal (2016) la concibe sobre la base de un sistema balanceado de frenos y contrapesos que lo han hecho sostenible en el tiempo.

Manifestó además que la llegada de los puritanos a lo que después sería Estados Unidos fue un acontecimiento de enorme importancia, ya que una parte de ellos ocuparon funciones políticas de gran influencia. Cuando estalló la revolución americana a finales del siglo XVIII, el peso de los puritanos en las colonias inglesas de América del norte era enorme.

Más adelante, en su exposición, el pastor evangélico llego a la conclusión, que si a lo largo de los siglos hemos visto que la fascinación del poder ha sido uno de los elementos que más ha deslumbrado a los hombres de todos los tiempos, y que el poder es un mecanismo necesario, dada a la naturaleza corrompida del ser humano, tenemos que admitir que las visiones optimistas que ven al humano como un ser bueno, recuperable de manera plena a través de la educación, la tecnología y el refinamiento de las costumbres, es una visión equivocada que ha hundido a la humanidad en las más horripilantes y vergonzosas tragedias.

Gómez Bueno dijo que tenemos que admitir que una recuperación de la Escritura y una posición de fe y dependencia total de Dios conducen a modelos más tolerable y propicio para la vida en sociedad como es la democracia. Entonces tenemos que admitir que solo con los valores de la Biblia podremos alumbrar los siglos siguientes.

Indico que aunque Francis Fukuyama haya decretado que con el sistema liberal y democrático del capitalismo, hemos llegado al último hombre, al final de la historia; la verdad, esa verdad escatológica y profética, será en definitiva la que tendrá la última palabra. Como creyentes en el Dios Todopoderoso estamos seguros que muy pronto se instaurará el mejor de los gobiernos, un sistema donde las leyes de bondad, paz bien y felicidad para todos, no se escribirán en papeles ni en los medios digitales, sino que se escribirán en los corazón de los hombres y así no habrá más posibilidad de error, pecado y muerte.

El pastor Gómez Bueno manifestó que Dios será el rey absoluto, el Espíritu Santo será el guarda de todo orden y el Señor en toda la plenitud de su poder va a desarrollar su reino para siempre. Los enemigos de Dios y del hombre: Satanás, el pecado y la muerte serán definitivamente derrotados y nosotros seremos reyes y sacerdotes para siempre.

SHARE