Misioneros evangélicos cautivan en Guyana a maestros y niños

Misioneros evangélicos cautivan en Guyana a maestros y niños

87
SHARE

Gracias a un grupo de misioneros, maestros en Guyana son preparados con la Palabra de Dios para enseñar a los niños el amor del Señor y ganarlos para Cristo junto a sus familias.

En Linden, un grupo de hombres y mujeres se reúnen para aprender acerca de cómo enseñar la Palabra de Dios al pueblo. A través de 12 lecciones de la Biblia, guían a los niños, jóvenes y adultos como ser un fiel seguidor de Jesucristo. Para muchos, era la primera vez que experimentaban una formación educativa. “Me di cuenta de que tengo que cambiar mis estrategias de enseñanza”, dijo Odessa, un aprendiz en el evento.

Un maestro, se quedó impresionado con la formación proporcionada. “Fue un entrenamiento impresionante, el plan, y la organización”, dijo. La formación proporciona a los profesores materiales para llevar a los niños, a veces deben viajar kilómetros para enseñar a los pequeños. Llevan una Biblia para cada niño, material didáctico y un marco para realizar las lecciones.

Lamentablemente, Guyana tiene la tasa de suicidios más alta del mundo. Aunque no hay una causa definitiva, algunos de los factores que contribuyen incluyen la pobreza, el abuso de alcohol, y el fácil acceso a las sustancias letales. Por ello, muchos niños a su corta edad enfrentan grandes desafíos. “Un niño dibujó a sus padres con un palo y una botella”, dijo Neville Remkissoon, un pastor y voluntario con el equipo. “Mis padres beben mucho”, dijo el niño. “Estoy orando por ellos para que puedan dejar de beber e ir a la iglesia”.

La enseñanza es difícil en Guyana. Pero los viajes están dando resultados. Se está construyendo una generación de líderes cristianos que se espera puedan hacer frente a los problemas que han afectado profundamente el país y la iglesia. El trabajo es arduo pero los maestros voluntarios siguen con un solo propósito, llegar a más familias y niños con la Palabra de Dios, para que ellos mismos prediquen el Evangelio.

SHARE