Mirad cuál amor

Mirad cuál amor

369
SHARE

“Mirad cuál amor nos ha dado el Padre, para que seamos llamados hijos de Dios; por esto el mundo no nos conoce, porque no le conoció a él.”  1 Juan 3:1 RVR1960.

El Mundo tendría otro derrotero si algún día llegáramos  a comprender, por lo menos, la intención por la cual Dios nos entregó Su Amor en Jesucristo, no estoy diciendo que no existan personas aferradas a ese “Amor De Tal Manera”, no, sino que el énfasis es que en nuestra casa, la Tierra, los vivientes tendríamos un mayor espacio social y espiritual más armonioso y comprensivo, viviendo en paz.

El profeta Jeremías parecía estar muy consiente de la realidad de vivir apartado de el Amor De Dios cuando proclamaba dolor , preocupación y sufrimiento, describiendo lo fatídico que se convierte la vida si Dios no está en el asunto, el decía: “Recordar mi sufrimiento y no tener hogar es tan amargo que no encuentro palabras. Siempre tengo presente este terrible tiempo mientras me lamento por mi pérdida. No obstante, aún me atrevo a tener esperanza cuando recuerdo lo siguiente: ¡El fiel amor del SEÑOR nunca se acaba! Sus misericordias jamás terminan. Grande es su fidelidad; sus misericordias son nuevas cada mañana. Me digo: «El SEÑOR es mi herencia, por lo tanto, ¡esperaré en él!».”

Lamentaciones 3:19-24 NTV.

Completamente convencido de que aún atravesando por la triste realidad de no tener un hogar, mantenía viva su esperanza en Dios, Su fidelidad y Su Misericordia.

Pero además, el vidente abordó el tema de la corrupción de las instituciones que manejan la cosa pública y le hacen la vida imposible a los ciudadanos de una nación, sobre eso se pronunció, diciendo: “Pues el Señor no abandona a nadie para siempre. Aunque trae dolor, también muestra compasión debido a la grandeza de su amor inagotable. Pues él no se complace en herir a la gente o en causarles dolor. Si la gente pisotea a todos los prisioneros de la tierra, si privan a otros de sus derechos, desafiando al Altísimo, si tuercen la justicia en los tribunales, ¿acaso no ve el Señor todas estas cosas?” Lamentaciones 3:31-36 NTV.

El atropello social lo llevó en Oración ante Dios, esto es un referente de la responsabilidad social que tenemos como pueblo del Señor, velar por el bienestar del prójimo, “»Todos nuestros enemigos se han pronunciado en contra de nosotros. Estamos llenos de miedo, porque nos encontramos atrapados, destruidos y arruinados». ¡Ríos de lágrimas brotan de mis ojos por la destrucción de mi pueblo!”  Lamentaciones 3:46-48 NTV.

La situación que debemos enfrentar por el llamado que Dios nos ha hecho, requiere fijar posición vertical conforme a la dirección que Dios da en un momento determinado de crisis social profunda y peligrosa para la supervivencia de un pueblo, “Mis enemigos, a quienes nunca les hice daño, me persiguen como a un pájaro. Me arrojaron a un hoyo y dejaron caer piedras sobre mí. El agua subió hasta cubrir mi cabeza y yo exclamé: «¡Este es el fin!». Pero desde lo profundo del hoyo invoqué tu nombre, SEÑOR. Me oíste cuando clamé: «¡Escucha mi ruego! ¡Oye mi grito de socorro!». Así fue, cuando llamé tú viniste; me dijiste: «No tengas miedo».” Lamentaciones 3:52-57 NTV.

El Señor siempre vendrá a nuestro socorro sin importar el tamaño del problema ni la oposición, Su Palabra no falla , no nos ha abandonado ni nos abandonará. Esa es Su Naturaleza. “Miren con cuánto amor nos ama nuestro Padre que nos llama sus hijos, ¡y eso es lo que somos! Pero la gente de este mundo no reconoce que somos hijos de Dios, porque no lo conocen a él.” 1 Juan 3:1 NTV.

Recibe el aliento De Dios en este día y siempre, Su Amor está sobre nosotros, Su cuidado y protección, Su Palabra, Su Promesa,  “Por la misericordia de Jehová no hemos sido consumidos, porque nunca decayeron sus misericordias. Nuevas son cada mañana; grande es tu fidelidad.” Lamentaciones 3:22-23 RVR1960.

Maranatha , Dios te continúe Bendiciendo

Fuente:

Pastor, Antonio Regalado

SHARE