Marc Woerlen, un vivo ejemplo de fe

Marc Woerlen, un vivo ejemplo de fe

324
SHARE

Una tarde de noviembre del año 2004, Marc Woerlen estaba en Ottawa preparando una mudanza para toda su familia cuando recibió un mensaje que hubiera quebrantado a cualquier ser humano. La esposa de Marc y sus siete hijos habían fallecido en un trágico incendio el cual consumió su casa en Pelham, Ontario en Canadá.

La tragedia fue de proporciones inmensurables. No conmovió sólo a la familia y amigos, sino que afectó a personas de todo el continente americano y otras partes del mundo. Perder un integrante de la familia puede ser suficientemente duro de enfrentar; perder 8 es algo prácticamente imposible de sobrellevar.

A pesar de todo lo ocurrido Marc siguió teniendo una fe y confianza inconmovible en Dios. Una fe que ha animado y fortalecido a muchos corazones. Muchos se preguntan qué es lo que lo ha mantenido en pie durante este tiempo tan difícil y le ha dado la fuerza para seguir viviendo.

Una cosa que ha sido personalmente una gran ayuda, es entender que la Palabra de Dios es verdadera, dice Marc Woerlen en una entrevista realizada en el 2007.

El cuenta en el video que él no se ha soltado de la fe en la bondad de Dios.

Dios es bueno, y nos muestra su bondad, dice Woerlen

Marc puede contar que Dios le ha premiado por su fe. Ahora vive en Ottawa junto a su segunda esposa Hilde y su pequeño hijo Isaac. Él cuenta a brunstad.org sobre cómo primeramente llegó a la fe en un Dios bondadoso.

Recuerdo la vez que di mi corazón a Jesús. Sucedió en una reunión durante la conferencia de verano en Brighton, Nueva York. Yo era adolescente y estaba en aflicción. Al final de la reunión fui adelante para que los hermanos oraran por mí. También recuerdo que padres, amigos y jóvenes recién convertidos deseaban celebrar las decisiones tomadas esa noche, una vez terminada la reunión, dice Marc

Entonces él tomó la decisión de vivir totalmente para Dios, en cada situación. Siempre.

Marc cuenta que los líderes de los jóvenes en aquel entonces, influyeron en gran manera en su vida y desde muy niño fue instruido en la palabra de Dios.

No se apartó de Dios

Esta elección fue el comienzo de una larga vida en la fe en Dios. Y también en el tiempo después del accidente Marc escogió confiar en Dios en lugar de apartarse de Él.

Después del incendio pude ver claramente que Dios tiene su mano poderosa sobre todas las cosas. Yo necesitaba inclinarme ante Él. Alejarme de Dios nunca fue una alternativa. Él me dio un enorme consuelo a través de muchas señales y milagros, además de responder las oraciones de muchas personas fieles.

Él menciona ejemplos de algunos milagros que experimentó:

Algunos amigos de mis hijos pidieron si era posible empezar con clases bíblicas en el colegio. ¿Qué podían decir los padres y profesores al respecto? Los niños (muchos de los cuales no los conocía) se acercaban y me tomaban de las manos y se sentaban en mis piernas en un momento en que sólo el Espíritu Santo los podía guiar a hacer eso, cuenta Marc.

Sentí que no había otra cosa más para mí que la simpleza de humillarme ante Dios. .

Poco tiempo después del accidente Marc descubrió que había sido sanado del Asma.

Una respuesta a la oración de hombres piadosos que oraron por mí en una conferencia cuando era joven. Me dijeron esa vez que Dios me iba a sanar cuando fuera su tiempo, comenta.

También la experiencia en el día del funeral fue fuerte para Marc.

La gente se situó a lo largo de las calles por varios kilómetros y arrojó flores y la policía con gran respeto saludaba cuando los ataúdes iban pasando.

Él también recibió cartas de presos que contaban que se habían convertido y dado su corazón a Dios.

Sentí que no había otra cosa más para mí que la simpleza de humillarme ante Dios.

¿Esta experiencia te ha hecho más fuerte?

Esta experiencia me ha hecho darme cuenta que sin Dios no soy nada. Una persona puede sentirse grande o exitosa en diferentes tiempos, pero Dios puede hacer que estos sentimientos se evaporen. Por otro lado Dios no quebrará la caña cascada ni las rodillas paralizadas (Isaías 42:3 y Hebreos 12:12)

Marc con gusto quiere aconsejar a los jóvenes que hoy día luchan para encontrar la dirección correcta para ellos.

– Ora a Dios donde quiera que te encuentres, por ti mismo. Él nos quiere guiar a todos nosotros a las “aguas de reposo” y su vara (para disciplina) y su cayado (para orientación) nos infundirán aliento. (Salmos 23). Un test muy bueno para decidir el camino que uno debe tomar, es pensar si éste nos guía a la paz y el gozo. La intranquilidad es del diablo. Dios es nuestro verdadero pastor y Él cuida de sus ovejas, dice Marc.

Fuente:

brunstad

SHARE