Las siete palabras pronunciadas por Jesús antes de redimir a la humanidad...

Las siete palabras pronunciadas por Jesús antes de redimir a la humanidad de la muerte y del pecado

798
SHARE

1- Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen. (Lc. 23:34) 2- En verdad, en verdad te digo: hoy estarás conmigo en el Paraíso. (Lc. 2:,43) 3- Mujer, he ahí a tu hijo; hijo he ahí a tu madre. (Jn. 19, 26-27) 4-¡Dios mío, Dios mío!, ¿Por qué me has abandonado?. (Mc 15. 15,35; Mt. 27,46) 5- Tengo sed. (Jn 19,28) 6- Todo está consumado. (Jn. 19, 30) 7- Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu. (Lc. 23: 46}

Cada palabra que salieron de los labios de Jesús conmueven el alma, estremecen el espíritu, el ser, nos desafían a ser mejores personas, es motivo de un examen a lo interno de cada cristiano/na, algo que nadie quiere hacer porque todos/das creemos que estamos bien y los demás mal, y ante tanta ambivalencia e incertidumbre espirituales el Rey De Gloria nos invita a revisarnos, tampoco esto se quiere hacer, “somos el mejor pastor, tenemos la mejor Iglesia, el mejor grupo de Alabanza y Adoración, la mejor predicación, el Rema que nadie más posee, en fin, cada quien tiene su librito”, mientras Jesús espera de nosotros humillación verdadera, no pose”.

“Y si mi pueblo, el pueblo que lleva mi nombre, se humilla, ora, me busca y deja su mala conducta, yo lo escucharé desde el cielo, perdonaré sus pecados y devolveré la prosperidad a su país”. 2 Crónicas 7: 14. DHH.

A propósito de este tema, la periodista Margarita García; me envía una nota la que comparto en extenso:

” Un madero y unos clavos no habrían tenido un gran significado de no haber sido por aquel cuerpo que aceptó llevar los pecados de toda la humanidad, y que hoy hace ya más de veinte siglos; que significó una nueva oportunidad para el hombre. Oportunidad para su reconciliación con su Creador, pues el antiguo pacto sencillamente no había dado un perfecto resultado.

Un cuerpo que antes de llegar a la Cruz había sido azotado, abofeteado, escupido, maltratado de muchas maneras y derramaba su sangre como muestra de amor por todos nosotros. Cuerpo lleno de llagas, llagas sanadoras, llagas salvadoras que vinieron a curar la enfermedad mortal que padecía la humanidad.

Cada gota de sangre, pura e inmaculada que en aquella Cruz fue derramada, selló el final de aquella maldición que heredó el hombre, el Alfa del viejo pacto y a la vez el Omega de un nuevo pacto y eterno; mediante el cual fue rasgado el velo del templo que nos separaba del Creador, quien por Su Gracia y Misericordia nos sanó de aquella enfermedad, limpiando así de una vez y por todas nuestros pecados. Y muertos al pecado cuando aceptamos y confesamos a Cristo, vivimos para la justicia divina, que ofreció un significado diferente e importante para la humanidad, usando un madero y clavos, y derramando la preciosa sangre de Cristo por la que fuimos libertados y salvos” . Concluye la exposición.

La ofrenda del Hijo del hombre en el Calvario, envía un mensaje al mundo de que debemos amar a nuestro prójimo y sembrar de armonía, paz y progreso a las naciones. Dios nos hizo nacer de nuevo en Jesucristo, construyó un camino nuevo y vivo, fuimos iluminados en medio de la oscuridad en que vivíamos mediante el Mesías prometido, Jesucristo, Luz admirable, Dios con nosotros y Misericordia infinita que descendió como pan de vida del cielo para Salvación. Si lo confiesa será tú y tu casa, y Su Misericordia te cubrirá siempre. Amén.

Amado Jesucristo, que nuestros ojos y oídos vuelvan hacia Tus Palabras en toda la Biblia y en la Cruz.

Fuente:

Pastor, Antonio Regalado

SHARE