Las señales de los tiempos

Las señales de los tiempos

151
SHARE

Entonces los fariseos y los saduceos se acercaron a Jesús, y para ponerle a prueba le pidieron que les mostrara una señal del cielo.  Pero respondiendo El, les dijo: Al caer la tarde decís: “Hará buen tiempo, porque el cielo está rojizo.”  Y por la mañana: “Hoy habrá tempestad, porque el cielo está rojizo y amenazador.” ¿Sabéis discernir el aspecto del cielo, pero no podéis discernir las señales de los tiempos?  Una generación perversa y adúltera busca señal, y no se le dará señal, sino la señal de Jonás. Y dejándolos, se fue. MATEO 16:1-4

Los religiosos del tiempo de Jesús vinieron a él pidiéndole señal “del cielo” para creerle, a pesar de los milagros y maravillas que Jesús había hecho frente a ellos, sanando enfermos, resucitando a los muertos, multiplicando el pan, ellos no habían reconocido, o no lo querían reconocer, que Jesús era el Mesías prometido.

Jesús los exhorto y les dijo que eran hipócritas porque podían reconocer sin equivocarse las señales del clima, cuando habría buen tiempo y cuando habría lluvia, pero no podían reconocer las señales de los tiempos, es decir que ellos no habían reconocido las señales del tiempo de su visitación (Lucas 19:43-44) y eso trajo destrucción para sus vidas.

La única señal que Jesús les daría seria la señal del profeta Jonás (Mateo 16:4) pero ¿Cuál es la señal del profeta Jonás?  (Mateo 12:39-40) la señal del profeta Jonás es la resurrección, así como Jonás estuvo tres días y tres noches en el vientre del gran pez así él tenía que morir en la cruz, ser sepultado y resucitar al tercer día.

Ahora vamos a tomar estos textos para aplicarnos a nuestros tiempos actuales, a la iglesia moderna:

LA SEÑAL DEL PROFETA JONAS NOS RECUERDA QUE CRISTO RESUCITO AL TERCER DIA, PERO PRONTO REGRESARA (HECHOS 1:9-11)

Hoy en día tenemos métodos y equipos muy modernos y precisos para reconocer las señales del clima con exactitud, los científicos hoy en día pueden predecir la velocidad, la trayectoria, de los huracanes, la magnitud y profundidad de los sismos, las amenazas de tsunamis, etc. Pero seguimos exactamente igual que los religiosos de los tiempos de Jesús: No podemos reconocer las señales de los tiempos proféticos, las señales de los tiempos de nuestro Dios.

Nuestro Señor Jesucristo nos dejó en su palabra un llamado para la iglesia (Lucas 12:39-40) TENEMOS QUE ESTAR PREPARADOS.

NO PODEMOS SER INDIFERENTE A LAS SEÑALES DE LOS TIEMPOS DE HOY (MATEO 21:7-11)

Los tiempos de hoy son tiempos que no podemos dejarlos pasar inadvertidos, no podemos dejar de reconocerlos: rumores de guerras entre las grandes potencias mundiales, pruebas de armas atómicas, terremotos de grandes magnitudes, catástrofes naturales nunca vistas, ciudades completas arrasadas por las inclemencias del tiempo, persecución racial, etc.

Como lo dijo nuestro Señor Jesucristo esto no necesariamente significa que el fin vendrá inmediatamente, posiblemente no significa que en pocos días o en pocas semanas el viene, pero si tenemos que comprender que los tiempos se están cumpliendo frente a nosotros.

LA IGLESIA DE CRISTO TIENE QUE RECONOCER LAS SEÑALES DE LOS TIEMPOS Y NO SER INDIFERENTE A ELLOS (ISAIAS 22:12-14)

El capítulo 22 de Isaías nos habla de la profecía del Valle de la Visión, en el cual el Señor le habla a su pueblo que vendría angustia por la invasión del ejercito Babilonio, y el Señor le dice a su pueblo Israel que por lo que venía sobre ellos el esperaba de ellos un corazón quebrantado, un corazón que lo buscara, un corazón que se humillara delante de el (vs 12)

Pero lastimosamente en lugar de corazón humillado, en lugar de clamor, en lugar de buscar a Dios, lo que el pueblo hizo fue ser indiferente, seguir en su dureza de corazón con una actitud indiferente y desafiante al llamado de Dios (vs 13)

El pueblo de Dios hoy en día que es su iglesia no puede tener la misma actitud que el pueblo de Israel, no podemos ser indiferentes a las señales de los tiempos, Dios quiere que su pueblo le busque, que su pueblo se humille delante de él, que su pueblo interceda, que su pueblo se convierta a el de todo corazón, que prediquemos su palabra, que compartamos con el mundo la esperanza que Cristo ha puesto en nuestros corazones.

La iglesia de Cristo no puede seguir viviendo bajo el lema “Comamos y bebamos que mañana moriremos” No es posible que tengamos lo que el mundo necesita, que tengamos lo que a nuestros familiares, vecinos y amigos les hace falta en estos tiempos de aflicción y nosotros sigamos viviendo indiferentes, dedicándonos más a las cosas del mundo que a las del Reino de Dios, el Señor nos ha dado una función muy importante la cual ninguno de nosotros puede rechazar (Mateo 5:13-14)

EL MUNDO NO PUEDE SER INDIFERENTE A LAS SEÑALES DE LOS TIEMPOS, ES NECESARIO ABRIR EL CORAZON AL LLAMADO DE DIOS (SANTIAGO 4:8-10)

Las señales de los tiempos nos dicen que Cristo está a las puertas, y eso significa también que tiempos aún más difíciles vienen para este mundo.

Es tiempo de buscar a Dios, de acercarse a él con fe, con arrepentimiento de corazón para ser salvos, él está cerca de nosotros los pecadores por medio de Jesucristo para perdonarnos, para salvarnos, para redimirnos por medio de su sangre.

La risa se convertirá en lloro (vs 9) para todos aquellas personas, hombres y mujeres, que en lugar de arrepentimiento menosprecien las señales de los tiempos, menosprecien el llamado de Dios, se burlen de la palabra de Dios y de su misericordia.

Todo lo que está pasando en el mundo hoy es porque nuestro Señor Jesucristo está tocando la puerta de tu corazón (Apocalipsis 3:20)

Fuente:

pastor Oscar Alberto Flores

SHARE