La fidelidad de Dios

La fidelidad de Dios

107
SHARE

“Conoce, pues, que Jehová tu Dios es Dios, Dios fielDeuteronomio 7:9

La infidelidad es uno de los pecados más predominantes de estos días. En el mundo de los negocios, salvo excepciones, los hombres no se sienten ligados a la palabra empeñada. En la esfera social, la infidelidad conyugal abunda por todos lados; los sagrados lazos del matrimonio son quebrantados con la misma facilidad con que se desecha una prenda vieja. En la Iglesia, miles que prometieron solemnemente predicar la verdad, la niegan sin escrúpulo alguno. Ninguno de nosotros está inmune a este terrible pecado; ¿de cuántas maneras diferentes hemos sido infieles a Cristo?

La Fidelidad de Dios
Esta cualidad es esencial, sin ella no sería Dios. Para Dios, ser infiel sería obrar en contra de su naturaleza, lo cual es imposible, porque Dios no puede hacer nada que atente contra Él mismo: “Si fuéremos infieles él permanece fiel: no se puede negar a sí mismo” (2da Timoteo 2:13). La fidelidad es una de las gloriosas perfecciones de Dios.

La fidelidad es como el cinturón de Dios: “Oh Jehová, Dios de los ejércitos, ¿quién como tú? Poderoso eres, Jehová, y tu verdad está en torno de ti” (Salmos 89:8). Asimismo, cuando Dios fue encarnado, fue dicho: “La justicia será el cinturón de sus lomos, y la fidelidad lo será de su cintura.” (Isaías 11:5).

Dios nunca olvida, ni falta a su Palabra; nunca la pronuncia con duda, nunca renuncia a ella. El Señor se ha comprometido a cumplir cada promesa y profecía, cada pacto establecido y cada amenaza o juicio, porque “Dios no es hombre, para que mienta; ni hijo de hombre para que se arrepienta. El dijo, “¿y no lo hará?; habló ¿y no lo ejecutará?” (Números 23:19). Por ello debemos decir con seguridad: “Nunca decayeron sus misericordias. Nuevas son cada mañana; grande es tu fidelidad” (Lamentaciones 3:22,23).

Las ilustraciones sobre la fidelidad de Dios son muy abundantes en las Escrituras. Hace más de cuatro mil años, El dijo: “Mientras exista la tierra, no cesarán la siembra y la siega, el frío y el calor, el verano y el invierno, el día y la noche” (Génesis 8:22). Cada año que pasa es una nueva prueba del cumplimiento de esta promesa hecha por Dios.

En Génesis 15 leemos que Jehová declaró a Abraham: “Ten por cierto que tus descendientes serán extranjeros en una tierra que no será suya, y los esclavizarán y los oprimirán 400 años. Pero yo también juzgaré a la nación a la cual servirán, y después de esto saldrán con grandes riquezas. Pero tú irás a tus padres en paz y serás sepultado en buena vejez. En la cuarta generación volverán acá,” (vs. 13-16).

Los siglos siguieron su curso, y los descendientes de Abraham gemían mientras cocían ladrillos en Egipto. ¿Había olvidado Dios su promesa? No, por cierto. Leamos (Exódo 12:41): Pasados los 430 años, en el mismo día salieron de la tierra de Egipto todos los escuadrones de Jehová. Dios, hablando por el profeta Isaías, declaró: “Por tanto, el mismo Señor os dará la señal: He aquí que la virgen concebirá y dará a luz un hijo, y llamará su nombre Emmanuel” (Isaías 7:14). De nuevo pasaron los siglos, “pero venido el cumplimiento del tiempo, Dios envió su Hijo, nacido de mujer” (Gálatas 4:4).

La fidelidad de Dios es veraz
Como Dios es veraz, también lo es su fidelidad. Su palabra de promesa es segura. En todas sus relaciones con su pueblo Dios es fiel. En El, él hombre puede confiar. Nadie ha confiado jamás en Dios en vano. Esta verdad preciosa la encontramos expresada en cualquier lugar de la Escritura, porque su pueblo necesita saber que la fidelidad es una parte esencial del carácter divino.

Este es el fundamento de nuestra confianza. Pero una cosa es aceptar la fidelidad de Dios como una verdad divina, y otra muy distinta actuar de acuerdo con ella. Dios nos ha dado preciosas y grandísimas promesas, pero ¿contamos realmente con su cumplimiento? ¿Esperamos, en realidad, que haga por nosotros todo lo que ha dicho? ¿Descansamos con seguridad absoluta en las palabras?

“Fiel es el que prometió” (Hebreos 10:23).

Dios es fiel en medio del dolor
Hay épocas en la vida de todos los hombres y mujeres, incluso en la de los cristianos, cuando no es fácil creer que Dios es fiel. Nuestra fe es penosamente probada, nuestros ojos mojados por las lágrimas, y no podemos acertar a ver la obra de su amor. Los ruidos del mundo aturden nuestros oídos y nos impiden oír los acentos dulces de la tierna voz de Dios.

Los planes que acariciábamos han sido desbaratados, algunos amigos en los cuales confiábamos nos han abandonado, alguien que profesaba ser nuestro hermano en Cristo nos ha traicionado. Nos tambaleamos. Intentamos ser fieles a Dios, pero una oscura nube le esconde de nosotros.

“¿Quién hay entre vosotros que teme a Jehová, y oye la voz de su siervo? El que anda en tinieblas y carece de luz, confíe en el nombre de Jehová, y apóyese en su Dios(Isaías 50:10).Cuando seamos tentados a dudar de la fidelidad de Dios gritemos: “¡Vete, satanás!

Aunque a veces no podamos armonizar el proceder de Dios con las declaraciones de su amor, esperemos en Él, y pidámosle más luz, El nos mostrará su voluntad a su debido tiempo. “Lo que yo hago, tú no entiendes ahora; mas lo entenderás después” (Juan. 13:7), Dios nunca no se olvida de los suyos.

“Por tanto, el Señor espera para tener piedad de vosotros, y por eso se levantará para tener compasión de vosotros. Porque el Señor es un Dios de justicia; ¡cuán bienaventurados son todos los que en El esperan!

Isaías 30:18

La fidelidad de Dios en sus juicios
Dios es fiel en cumplir sus promesas, en cumplir los beneficios y en darnos sus bondades, pero también es fiel para cumplir sus amenazas y sus juicios, El ha diagnosticado fielmente el estado terrible que ha producido el pecado. Nos ha hecho conocer su odio hacia el mal, y que éste debe ser castigado. Nos ha prevenido fielmente que El es “fuego consumidor” (Hebreos 12:29). Su palabra no sólo abunda en ilustraciones de su fidelidad en el cumplimiento de sus promesas, sino que también registra numerosos ejemplos de su fidelidad en el cumplimiento de sus amenazas. Cada etapa de la historia de Israel ejemplifica este hecho solemne.

Lo mismo sucede en lo referente a los individuos: Faraón, Acán y muchos otros, son pruebas. A menos que acudamos a Cristo en busca de refugio, el tormento eterno será el que nos espere.

Dios es fiel al proteger a su pueblo. “Fiel es Dios, por el cual sois llamados a la participación de su Hijo” (1a Corintios 1:9). Dios confirmará a los suyos hasta el fin, la fe del apóstol en la absoluta seguridad de la salvación de los creyentes se basaba, no en el poder de sus resoluciones ni en su capacidad para perseverar, sino en la veracidad de Aquel que no puede mentir.

Dios no permitirá que perezca ninguno de los que forman parte de la herencia que ha dado a su Hijo, sino que ha prometido librarles del pecado y la condenación, y hacerles participes de la vida eterna en gloria. Dios es fiel al disciplinar a los suyos. Es tan fiel en lo que retiene como en lo que da. Fiel al enviar penas, tanto como al dar alegrías. La fidelidad de Dios es una verdad que debemos reconocer, no sólo cuando estamos en paz, sino también cuando sufrimos la más severa reprensión.

La fidelidad de Dios y la corrección
Este reconocimiento debe estar en nuestro corazón, no debe ser de labios solamente. Es la fidelidad de Dios la que maneja la vara con la que nos hiere. Reconocerlo así equivale a humillarnos delante de El y confesar que merecemos su corrección, y, en lugar de murmurar, darle gracias. Dios nunca aflige sin razón: “Por lo cual hay muchos enfermos y debilitados entre vosotros” (1ra Corintios 11:30), ilustra este principio. Cuando su vara cae sobre nosotros digamos con Daniel: “Tuya es, Señor, la justicia, y nuestra la confusión de rostro” (Daniel 9:7).

“Conozco, oh Jehová, que tus juicios son justicia, y que conforme a tu fidelidad me afligiste” (Salmos 119:75). La pena y la aflicción son no sólo compatibles con el amor prometido en el pacto eterno, sino partes de la administración del mismo. Dios es fiel, no solamente a pesar de las aflicciones, sino también al enviarlas. “Entonces visitaré con vara su rebelión, y con azotes sus iniquidades. Mas no quitaré de él mi misericordia, ni falsearé mi verdad” (Salmos 89:32,33).

El castigo es, no sólo reconciliable con su misericordia, sino el efecto y la expresión de la misma. ¡Cuánta más paz de espíritu tendría el pueblo de Dios si cada uno recordara que su pacto de amor le obliga a enviar corrección cuando es conveniente! Las aflicciones son necesarias: “En su angustia madrugarán a mí” (Oseas 5:15). Dios es fiel al glorificar a sus hijos. “Fiel es el que os ha llamado; el cual también lo hará” (1ra Tesalonicenses 5:24). Aquí se refiere a los santos que son guardados enteros sin reprensión para la venida de nuestro Señor Jesucristo. Dios no nos trata según nuestros méritos (pues no tenemos ninguno), sino según su propio gran nombre.

Pablo descansaba en la fidelidad de Dios cuando dijo: “Yo sé a quien he creído, y estoy cierto que es poderoso para guardar mi depósito para aquel día” (2da Timoteo 1:12).

La comprensión de esta bendita verdad nos librará de la inquietud. Cuando estamos llenos de ansiedad, cuando vemos nuestra situación con temor, cuando miramos al mañana con pesimismo, estamos rechazando la fidelidad de Dios. El que ha oído tus oraciones en el pasado, no dejará de suplir tus necesidades en el momento de apuro. “En seis tribulaciones te librará, y en la séptima no te tocará el mal” Job 5:19.

La comprensión de esta bendita verdad refrenará nuestras quejas impacientes. El Señor sabe qué es lo mejor para cada uno de nosotros, debemos aprender a descansar en su fidelidad. Dios será grandemente honrado si, cuando pasamos por la prueba reconocemos su amor, bien podemos cantar esa la antigüa alabanza llamada “El Alfarero” que dice en su coro:

Quiero una sonrisa cuando todo va mal. Quiero una alabanza en lugar de tu quejar. Quiero tu confianza en la tempestad. Y quiero que aprendas también a perdonar

La comprensión de esta bendita verdad aumentará nuestra confianza en Dios. “Por eso los que son afligidos según la voluntad de Dios, encomiéndenle sus almas, como fiel Creador, haciendo bien” (1ra Pedro 4:19). Cuando depositemos confiadamente nuestras vidas y nuestras cosas en las manos de Dios, plenamente persuadidos de su amor y fidelidad, pronto nos contentaremos con sus provisiones, y nos daremos cuenta que “Dios lo hace todo bien”.

Fuente:

Cesar Angelo

SHARE