La escuela de ingenieros agroforestales de la UNEV imparte clase sobre la...

La escuela de ingenieros agroforestales de la UNEV imparte clase sobre la poda.

337
SHARE

Los alumnos de la escuela de ingeniería agro-forestal de la Universidad Nacional Evangélica (UNEV) reciben importante clase de poda del Cacao, impartida por el director técnico de (Yacao) de Perú, Wilder Iturri Leandro, en coordinación con el Ing. Ramón Bolívar Bautista profesor de la escuela de ingenieros agro-forestales y Manuel Ibert Reyes encargado del programa de Cacao de Villa Altagracia.

Carlos García Frías investigador de la Universidad Nacional Evangélica (UNEV), también dio a conocer a los estudiantes el proyecto de investigación Ventanas Inteligentes para edificios, con el que se busca producir energía eléctrica utilizando la más alta tecnología en sistema nano-células.

En el municipio de Villa Altagracia, de la provincia de San Cristóbal, en el “Centro de Agricultura Sostenible con Tecnología Apropiada” (CASTA) conjuntamente con la escuela experimental de la UNEV se dieron a conocer la importancia que tiene la poda de esta mazorca.

Unos de los principales puntos que se resalto fue el uso del machete para la poda, y al respecto se dijo que se debe evitar hacer daño a los árboles durante las labores de limpieza, poda y remoción de chupones. Al podar el cacao con machete se incrementa la posibilidad de lesionar la planta y también de que se enfermen, se indicó.

Por esta razón a los alumnos se les ilustro para el manejo de herramientas para tratar de no hacerle daño a las plantas en el proceso de podarlas, y que dichas herramientas pueden hasta beneficiar la producción de la misma. Estas son: moto-sierras, serruchos de poda, tijeras de poda, cuchillos de injertar, brochas, escaleras de poda, tijeras de poda a mano, y podaderas de dos manos, etc.

Los tipos de poda son de formación, mantenimiento, rehabilitación, renovación y fito-sanitaria. El objetivo principal de la poda es eliminar las partes poco productiva, eliminar chupones, ramas mal dirigidas, ramas bajas, regular la altura, follaje menos denso.

Se considera que las podas en el cultivo del cacao es un arte que consiste en dejar en los árboles las ramas necesarias para dar una estructura equilibrada, entrada de luz y circulación del aire dentro de la plantación.

Todos los sistemas productivos modernos se basan en dos aspectos principales: Reducir los costos de manejo mediante podas de formación que produzcan árboles de baja altura y lograr una buena exposición de todas las partes del árbol a la luz directa para asegurar frutos de buena calidad.

Los técnicos explican que para que las mazorcas sean de fácil cosecha, para mantener un equilibrio de la parte vegetativa y productiva, y para obtener frutos de calidad, es indispensable realizar podas de formación en los primeros años, y luego podas anuales de producción o mantenimiento.

Asimismo indican que de esa manera se permite formar un tronco recto en el árbol, para el caso de híbridos, y en el caso de clones para dejar las ramas lo más erectas posibles; con una altura adecuada (máximo 3,5- 4.5 m) que facilite las labores de cosecha, y sanidad.

Estos ingenieros y técnicos agro-forestales tienen un alto concepto acerca de la crisis y los cambios climáticos que están ocurriendo en diferentes puntos del planeta y que la República Dominicana no es una excepción, tras los efectos destructivos del paso de los huracanes Irma y María en el transcurso de este mes.

La humanidad hoy se debate ante un problema, sobre el cambio climático en el mundo, que se cree será el más importante desde la creación. Ahora ¿Qué dice la Biblia al respecto?

Si leemos Génesis 2:15 vemos que Dios “puso al hombre en el huerto del Edén para que lo labrase y lo cuidase”.

Esto nos demuestra que el creador nos ha puesto en la tierra como cuidadores de lo que él creó. Esto es precisamente lo que el hombre hoy no hace. El hombre se cree el dueño de la tierra.

Si leemos Apocalipsis 11:18 dice “… y se airaron las naciones, y tu ira ha venido, y el tiempo de juzgar a los muertos y de dar el galardón a tus siervos los profetas, a los santos, a los que temen a tu nombre, a los pequeños y a los grandes, y de destruir a los que destruyen la tierra”.

Estos dos pasajes, uno al comienzo de la palabra de Dios y el otro al final, resumen la idea original de Dios, de poner al hombre como custodio de la creación del mundo y del apartamiento del mismo, de la misión encomendada por el creador, lo que al final originará su destrucción.

Todo el sistema climático tiene su ámbito natural en la atmósfera, ya que es allí donde se generan todos los fenómenos de lluvia, nieve, granizo, viento, la temperatura, etc.

Es interesante ver de qué manera la Biblia se refiere a la atmósfera en el libro de Isaías, en el capítulo 40 versículo 22: “…el extiende los cielos como una cortina, los despliega como una tienda para morar…”

Esta definición representa una bellísima descripción de nuestra atmósfera, ya que nuestra “tienda para morar” es la que nos permite la vida, y si Dios no la hubiese creado, la temperatura media de la superficie de la tierra sería de 22 grados bajo cero, en lugar de los 14 grados de temperatura que posee actualmente.

Para tener una idea de la temperatura de la tierra si no hubiera atmósfera, esta sería 8 grados más baja que la de la Base General Belgrano de la Antártica.

Por supuesto, que sin atmósfera no habría vegetales ni animales sobre el planeta. Por eso admiramos esos trabajos que vienen realizando en Villa Altagracia la (UNEV) y los ingenieros y técnicos agro-forestales, por su celo de conservar el medio ambiente y que frutos, como el cacao y otros, se produzcan orgánicamente de una manera optima para beneficio del pueblo dominicano y la exportación.

Fuente:

Tabernáculo Prensa de Dios / Fotos: ManuelAlga

SHARE