La conversión de Lutero

La conversión de Lutero

134
SHARE

“Como está escrito: Mas el justo por la fe vivirá” (Romanos 1:17).

Te puedes preguntar por qué hablo sobre Martín Lutero (1483-1546) de nuevo – ¡y sobre el mismo texto! Que sea claro desde el principio. Yo soy Bautista, no Luterano. Tocante a la naturaleza de la iglesia, soy Bautista, no Luterano. Tocante al bautismo soy Bautista, no Luterano. Tocante a la Santa Cena del Señor soy Bautista, no Luterano. Tocante a la nación de Israel y al pueblo Judío soy Bautista, no Luterano. Estos son puntos importantes – y no estoy de acuerdo con Lutero en ninguno de ellos y estoy con los Bautistas. Pero yo aprecio profundamente la enseñanza clara, Bíblica de Lutero sobre la justificación por fe en Cristo solo.

No hablo de todos los luteranos modernos. Hablo de Lutero mismo. Él es uno de los grandes cristianos de todas las edades.

Lutero en la historia es una figura muy humana, un hombre de su era, a veces crudo y obstinado. No veía todas las cosas claramente. Él siguió de acuerdo con la doctrina Católica de “la teología de reemplazo” que la iglesia reemplaza completamente a Israel. Esta doctrina Católica lo llevó, más tarde en su vida, a hacer declaraciones en contra de los Judíos. Pero el pastor Richard Wurmbrand, un Judío convertido quien se hizo un pastor Luterano, me dijo una vez, simplemente, “lo perdoné”. El Pastor Wurmbrand sabía que Lutero era una criatura de su época, como lo somos todos nosotros hoy en día. Después la historia mostrará que nosotros hoy tenemos muchas imperfecciones – especialmente sobre aquellos errores del “decisionismo” que condenan el alma, que son tan diabólicos como los engaños del Catolicismo medieval.

Pero a pesar de cosas que no entendió, Lutero tuvo dones extraordinarios. Spurgeon fue el predicador Bautista más grande de todos los tiempos. Él exaltó a Lutero y a menudo lo citaba (vea dos de los sermones de Spurgeon [en Inglés] sobre Lutero, The Metropolitan Tabernacle Pulpit, tomo XXIX, pp. 613-636). Spurgeon dijo: “El testimonio principal de nuestro gran Reformador era el de la justificación de un pecador por fe en Jesucristo, y por eso solamente”.

Muchas veces Lutero vió el corazón de las cuestiones teológicas –y expresó sus pensamientos con gran originalidad y fuerza.

La justificación es el punto más importante de todas las doctrinas de la salvación. ¡Sin ser justificado un hombre está condenado al Infierno! Un hombre puede estar correcto sobre la iglesia, correcto sobre el bautismo, correcto en la Santa Cena del Señor, correcto tocante a Israel – y aun ir al Infierno porque no está justificado. Por otro lado, un hombre como Lutero, a pesar de estar equivocado en esos y otros puntos, puede ser salvo si ha sido justificado por Jesús. Es por eso que Spurgeon llamó a la justificación: “La piedra preciosa de la Reformación”, porque la justificación es la doctrina más importante de todas. Lutero llamó la justificación solo por gracia “la doctrina por la que la iglesia se sostiene o cae”. ¡Sin la justificación nadie puede ser salvo! Sobre éste, el punto más crítico de todos, estoy de acuerdo con Lutero, el Gran Reformador. ¡Yo estoy con Lutero tocante a la justificación por fe en Jesucristo solamente! Ese era el tema principal de Lutero – ¡y yo estoy completamente de acuerdo con él sobre esto!

“El justo por la fe vivirá” (Romanos 1:17).

¿Cómo llegó Lutero a entender este texto? Spurgeon nos dice sobre la conversión de Lutero:

Sumaré e ilustraré esta enseñanza mencionando ciertos incidentes sobre la vida de Lutero. La gran luz del Evangelio rompió sobre el Reformador por grados lentos. En el monasterio, volteando las hojas de la Biblia encadenada a un pilar, él llegó a este pasaje: “El justo por la fe vivirá”. Esta frase celestial se le pegó a él. Él, sin embargo, no podía hallar paz en su profesión religiosa y hábito de monje. Sin saber nada mejor, él perseveraba en muchísimas penitencias, y en mortificaciones tan arduas, que a veces se le hallaba desmayando de cansancio. Él se llevó a sí mismo a la puerta de la muerte…Él aun así continuaba con sus penitencias, buscando descanso, pero sin hallar ninguno…[después] Dios lo liberó de las supersticiones, y él vio que no podía vivir por sacerdotes, ni por el sacerdocio, ni por penitencias, ni por nada que él pudiera hacer, sino que él viviría por su fe [en Cristo]. Nuestro texto de esta [noche] puso en libertad al monje [Católico], y encendió su alma.

“El justo por la fe vivirá” (Romanos 1:17).

Cuando Lutero finalmente entendió ese texto él confió en Cristo solamente. Él le escribió a su madre: “Sentí que renací y que pasé por la puertas abiertas al paraíso”. Spurgeon dijo:

Al punto de creer este hombre comenzó a vivir en el sentido de ser activo. Un [sacerdote], llamado Tetzel, andaba por toda Alemania vendiendo perdones de pecados por dinero. No importaba cual fuera tu ofensa, tan pronto tu dinero tocaba el fondo de la caja [de colectas] tus pecados se iban. Lutero oyó de eso, se indignó, y exclamó: “haré un agujero en su tambor”, lo cual ciertamente hizo, y en varios otros tambores. Clavar su tesis en la puerta de la iglesia fue un modo seguro de silenciar la venta de las indulgencias. Lutero proclamó el perdón de pecado por fe en Jesús sin dinero y sin precio, y las indulgencias del Papa luego fueron objeto de división. Lutero vivió por su fe, y por ello aquel que de otro modo hubiera estado callado, denunció el error furiosamente como un león ruge a su presa. La fe que estaba en él lo llenaba de vida intensa, y él se sumergió en guerra con el enemigo. Después lo llamaron a Augsburg, y a Augsburg fue, aunque sus amigos le aconsejaron que no fuera. Lo mandaron a llamar, como hereje, a dar respuesta por si mismo en [La Corte Imperial] de Worms, y todos [le dijeron] que se quedara lejos, porque de seguro sería quemado [vivo]; pero él sintió que era necesario que se diera el testimonio, así que fue en un coche, de aldea en aldea, de pueblo en pueblo, predicando mientras iba, la pobre gente salía a darle la mano al hombre que se paraba por Cristo y el evangelio arriesgando su vida. Recuerdas cómo se paró ante aquella augusta asamblea [en Worms], y pese a saber que según el poder humano su defensa le costaría la vida, porque, probablemente, sería [quemado vivo], como John Huss, sin embargo él [se comportó] como hombre para el Señor Su Dios. Ese día en la [Corte] Alemana Lutero hizo una obra por la cual diez mil por diez mil personas han bendecido su nombre, y bendecido aun más el nombre del Señor Su Dios (traducción libre de C. H. Spurgeon, “A Luther Sermon at the Tabernacle,” The Metropolitan Tabernacle Pulpit, Pilgrim Publications, reimpreso en 1973, tomo XXIX, pp. 622-623).

“El justo por la fe vivirá” (Romanos 1:17).

Mi primer encuentro con Lutero fue en una iglesia Bautista a principios de la década de los 50. Un Domingo en la noche exhibieron una película en blanco y negro que se trataba de él. Parecía como una figura extraña del pasado, que no decía nada interesante para mí. La película me pareció aburrida y larga. Y me preguntaba por qué mi Pastor, el Dr. Walter Pegg, la exhibió. Pero debo agregar que hoy tengo una opinión completamente diferente de esta película. ¡Ahora me encanta verla! Oprima aquí para ver una escena de esta película.

Mi segundo encuentro con Lutero vino mucho más tarde, después de que fui convertido. Yo leí sobre la conversión de John Wesley, en la cual Wesley dijo:

En la noche fui sin ganas a una sociedad en la Calle Aldersgate, donde alguien leía sobre El Prefacio de Lutero a la Epístola de los Romanos. Como un cuarto para las nueve, cuando él describía el cambio que Dios obra en el corazón mediante la fe en Cristo, yo sentí mi corazón extrañamente calentado. Sentí que confié en Cristo, Cristo solo para la salvación; y se me dio una seguridad, que él había quitado mis pecados, los míos, y me había salvado de la ley del pecado y de la muerte (traducción de John Wesley, The Works of John Wesley, tercera edición, Baker Book House, re-impresión de 1979, tomo I, p. 103).

Esto me impresionó, porque yo sabía que Wesley llegó a ser uno de los predicadores más poderosos durante el Primer Gran Despertamiento. Wesley fue convertido mientras escuchaba las palabras de Lutero acerca de la justificación por fe en Jesús.

Pero después me di cuenta de que John Bunyan, nuestro antepasado Bautista, leía a Lutero durante el tiempo en que fue notablemente convertido, “Expandiendo su estudio de la Escritura con las obras escritas de Martín Lutero” (traducción de la introducción del publicador Inglés del Progreso del Peregrino, Thomas Nelson, re-impresión de 1999, p. xii). ¡Bunyan llegó a ser el autor Bautista más leído de todos los tiempos!

John Wesley, el Metodista, fue convertido al escuchar las palabras de Lutero. John Bunyan, el Bautista, fue ayudado en su lucha para ser convertido al leer lo que Lutero escribió. Pensé que habría mucho bien en Lutero después de todo. Me di cuenta de que el libro de Romanos estaba en el corazón del mensaje de Lutero. Lutero dijo:

Esta Epístola es en realidad la parte principal del Nuevo Testamento y el purísimo Evangelio, y no solamente es digna de ser aprendida de memoria por cada Cristiano, sino que también el Cristiano se meta en ella cada día como el pan de cada día para el alma. Nunca se puede leer ni meditar en ella demasiado, y entre más se trata, más preciosa se vuelve, y es más sabroso su sabor (traducción de Martín Lutero, “Preface to the Epistle to the Romans,” Works of Martin Luther, Baker Book House, re-impresión de 1982, tomo VI, página 447).

¿Por qué creo que Lutero es importante el día de hoy? Principalmente porque él nos lleva de regreso al Libro de Romanos, y nos muestra claramente que Romanos es “realmente la parte principal del Nuevo Testamento y el purísimo Evangelio”. ¡Eso es lo que debemos oír otra vez en estos días malignos de “decisionismo” ¡Más que cualquier otra cosa, necesitamos regresar al Libro de Romanos! Los Católicos del día de Lutero habían olvidado el mensaje central de Romanos. Los “decisionistas” de nuestro día han hecho lo mismo. Tal vez leen Romanos, pero no se benefician de ello. Por eso es que el “decisionismo”, en tantas maneras, se parece al Catolicismo. ¡Y fue el hereje Finney que nos llevo de nuevo al Catolicismo! Los Católicos dijeron: “Haz esto y vive”. Los “decisionistas” dicen: “Haz esto y vive”. Pero Romanos 1:17 dice: “El justo por la fe vivirá”  (Romanos 1:17).

Romanos 3:20. “Ya que por las obras de la ley [decir una oración de pecador, alzar la mano, pasar al frente, pedir perdón] ningún ser humano será justificado delante de él; porque por medio de la ley es el conocimiento del pecado” (Romanos 3:20-26).

Lutero dijo que no debes pensar que la ley enseña lo que debes hacer o no hacer. Es así como funcionan las leyes humanas. Las leyes humanas son cumplidas por buenas obras, aunque tu corazón esté en desacuerdo con ellas. Pero Dios juzga por lo que está en el fondo de tu corazón, y por esta razón, las leyes de Dios dan sus demandas a lo más profundo del corazón humano y no se puede satisfacer con buenas obras, sino que condenan las obras que…son meras hipocresías y mentiras. Es por eso que todos los hombres son llamados mentirosos, en el Salmo 116:11, porque nadie puede guardar la ley de Dios desde el fondo de su corazón, porque a cada persona le desagrada lo que es bueno y se complace en lo malo. Entonces, si no hay placer voluntario en lo que es bueno, entonces lo profundo de tu corazón no quiere hacer lo bueno. Le desagrada la ley de Dios y se rebela contra ella. Entonces de seguro hay pecado y la ira de Dios y el castigo son bien merecidos, aunque por fuera parezcas tener muchas buenas obras. En realidad estás condenado por la ley de Dios, porque lo profundo de tu corazón se rebela contra Su ley con toda su fuerza.

Pero las leyes de Dios no se dieron para justificarte, ni para salvarte. Escucha a Romanos 3:20 de nuevo.

“[Por] que por las obras de la ley ningún ser humano será justificado delante de él; porque por medio de la ley es el conocimiento del pecado” (Romanos 3:20).

Tú puedes tratar de ser lo más bueno posible. Pero Dios no te ve por fuera. Él ve tu corazón. Y allí ve serpientes cascabeles y arañas venenosas, y gran rebelión y pecado.

“Ya que por las obras de la ley ningún ser humano será justificado delante de él…” (Romanos 3:20).

Mientras más trates de obedecer la ley para ser salvo, más empeorarás. Esto fue cierto en la experiencia de conversión de Lutero, y también en las conversiones de Wesley y de Bunyan, mientras trataban desesperadamente de ser justificados por “ser buenos”. Pero la ley va más lejos de eso. Ella escudriña tu corazón para ver la terrible realidad de que has pecado en tu corazón y mente en contra de un Dios Santo. Escucha las últimas palabras de Romanos 3:20:

“Porque por medio de la ley es el conocimiento del pecado” (Romanos 3:20).

¡Tienes que estar “asqueado” de ti mismo – lo pecaminoso de tu corazón!

Pero Dios ha dado una cura para las almas que tratan de ser salvas. Lo más que batallan para vencer su pecado, lo más profundo son sumergidas en el pecado. ¿No ha sido esa tu situación? Lo más que tratas de no pecar, te haces un peor pecador por dentro – empujando fuera la maravillosa cura de Cristo para el pecado, y tratando de establecer tu propia bondad por “re-dedicar” tu vida, por “ir al frente”, por decir “una oración de pecador”, aprendiendo más de la salvación, y muchas otras obras de la ley. Pero ninguna cosa que aprendas, digas, o hagas, o sientas te puede dar paz con Dios, quien conoce lo pecaminoso que es tu corazón y tu mente.

Traté desesperadamente de ser un buen Cristiano. Dejé de fumar. Iba a la iglesia tres veces cada semana. Dediqué mi vida a ser un misionero muy lejos en Hong Kong. Pero nada de eso me ayudó. Yo seguía siendo un pecador y lo sabía. No pude escapar de mi corazón pecaminoso. ¡Todos pensaban que yo era un buen muchacho! Pero yo sabía que era una mentira. ¡Era tan miserable que quería morir!

Lo que la ley no pudo hacer por ti, la gracia, mediante la “fe” en la Sangre de Cristo sí puede hacer por ti. Solamente en la Sangre de Cristo puedes hallar la redención de tus pecados y la propiciación de la ira de Dios. ¡Jesús murió en tu lugar, para pagar por tus pecados, y Su Sangre te puede limpiar de todo pecado! Jesucristo pagó el precio completo de cada uno de tus pecados sobre la Cruz.

¿Entonces qué te queda por hacer? La respuesta se da en el verso 26: “A fin de que él [Dios] sea el justo, y el que justifica al que es de la fe de Jesús” (Romanos 3:26).

Creer en Jesús. Esa es la respuesta completa para la batalla de una persona perdida, tratando de vivir una vida mejor por guardar la “ley” y hacer varias “decisiones”. Arroja todas tus buenas obras y “decisiones”, y tu auto-análisis sicológico, y arroja tu jactancia de ser mejor que otros. Tú simplemente no puedes ser salvo de esa manera.

“[Dios] es el que justifica al que es de la fe de Jesús” (Romanos 3:26).

Debes tener fe en la Sangre de Jesús, derramada por ti en la Cruz, trasladada al Cielo, donde está siempre fresca, eficaz para limpiar todo pecado. ¡Ten fe en esa Sangre, la misma Sangre de Jesús, y tú serás salvo! ¡Confía en Jesús ahora, esta noche, y Su Sangre te salvará del pecado, y del Infierno eterno! Amén.

Fuente:

Dr. R. L. Hymers, Jr.

SHARE