El Señor es un juez justo

El Señor es un juez justo

1295
SHARE

“¿Robará el hombre a Dios? Pues vosotros me habéis robado. Y dijisteis: ¿En qué te hemos robado? En vuestros diezmos y ofrendas. Malditos sois con maldición, porque vosotros, la nación toda, me habéis robado. Traed todos los diezmos al alfolí y haya alimento en mi casa; y probadme ahora en esto, dice Jehová de los ejércitos, si no os abriré las ventanas de los cielos, y derramaré sobre vosotros bendición hasta que sobreabunde.” ‭Malaquías‬ ‭3:8-10‬ ‭RVR1960‬.

Dios sostiene un diálogo con Judá y Jerusalén cuyos principales dirigentes junto a prácticamente todo el colectivo andaban por caminos equivocados, habiéndose apartado de sus leyes y también en una total desobediencia, de tal magnitud, que el Señor en exhortación directa les comunicó: “Volveos a mí, y yo me volveré a vosotros,” Malaquías 3:7B.

El pueblo del estaba robando a Dios, y esta cultura atestada de ladrones se manifestó en toda la nación. Cuando en el versículo 7 le preguntaron al Señor ¿ en qué hemos de volvernos?, Jehová le respondió con otra pregunta comenzando el verso 8 del capítulo 3 de Malaquías: ¿Robará el hombre a Dios?.

Hay cosas pecaminosas de la que una nación tiene que volverse si quiere estar a cuentas con Dios, si quiere salir del borde del abismo, si quiere restablecer un rumbo equivocado, si quiere andar por un camino más excelente, si quiere un futuro prominente para toda la Familia.

La nación De Dios le urgía volverse del robo que estaban llevando a cabo contra ÉL, esa acción no era conveniente ni a presente ni a futuro, ni en ningún tiempo, en el versículo 8 le volvieron a decir a Dios ¿En qué te hemos robado?, Jehová responde: “Vosotros me habéis robado en vuestros diezmos y ofrendas”.

Es muy difícil admitir, diríamos, que hay Ladrones que hasta a Dios le roban, pero este testimonio de la Biblia muestra la triste realidad de una nación inmiscuida en asunto de robar diezmos y ofrendas De Dios, valores que a ÉL pertenecen. En el versículo 9 de esta narrativa bíblica Dios derramó maldición a este comportamiento desafortunado: “Malditos sois con maldición, porque vosotros, la nación toda, me habéis robado.”

Hay que destacar que como para que no haya impunidad, Dios enfrentó el robo disponiendo el regreso del diezmo, versículo 10: “Traed todos los diezmos al alfolí y haya alimento en mi casa; y probadme ahora en esto, dice Jehová de los ejércitos, si no os abriré las ventanas de los cielos, derramaré sobre vosotros bendición hasta que sobreabunde.”

Dios no solamente denunció el robo colectivo sino también el de individuos que se dedican a robarle a los pobres, esto dijo en ese sentido: “No robes al pobre, porque es pobre”, Proverbios 22:22A. Y advirtió, ” Porque Jehová juzgará la causa de ellos, Y despojará el alma de aquellos que los despojaren.” Proverbios 22:23.

Los Ladrones serán enfrentados por la Justicia Divina. El Señor dio un ejemplo con Zaqueo, a quien hizo que devolviera cuatro veces la cantidad que le robó a los pobres, más la mitad de todo lo que tenía: “Después de la comida, Zaqueo se levantó y le dijo a Jesús: —Señor, voy a dar a los pobres la mitad de todo lo que tengo. Y si he robado algo, devolveré cuatro veces esa cantidad.” ‭‭San Lucas‬ ‭19:8‬ ‭TLA‬‬.

Entretanto, decidido Dios a terminar con la desafortunada cultura de quitar a alguien algo que le pertenece, proclamó en el 11 de Malaquías 3, lo siguiente: “Reprenderé también por vosotros al devorador, y no os destruirá el fruto de la tierra, ni vuestra vid en el campo será estéril, dice Jehová de los ejércitos. Y todas las naciones os dirán bienaventurados; porque seréis tierra deseable, dice Jehová de los ejércitos.” ‭‭Malaquías‬ ‭3:11-12‬ ‭RVR1960‬‬.

Noten ustedes algo, no querían admitir que se habían apartado De Dios y Su Palabra, tampoco la desobediencia en que estaban, ni tampoco que le estaban robando a Dios, sin embargo, lo que en el fondo Dios quería era eso último que le prometió a la nación en el verso 11, bendecirlo llamándole a todos ” Bienaventurados y Tierra deseable”.

El robo se puede remediar, si Dios está en el asunto.

Dios te continúe Bendiciendo.

Fuente:

Pasto Antonio Regalado

SHARE