Dios cambia el corazón de un ateo

Dios cambia el corazón de un ateo

166
SHARE

Elvis era una vez un ateo, un ávido estudiante de la filosofía humanista y firmemente en contra de la fe cristiana.

“Cuando mi esposa regresaba a casa de las reuniones de oración, me burlaba de ella, haciéndole una serie de preguntas filosóficas”, recuerda. “Yo intentaba persuadirla de que Dios no existía y que su fe era inútil”.

Sus comentarios a menudo la hacían llorar, pero nunca se le disuadió de orar por él.

Después de terminar sus estudios y entrenamiento como profesor, los planes académicos adicionales de Elvis fueron bloqueados por una carencia de finanzas. En respuesta a las oraciones de su esposa, este obstáculo se convirtió en un punto de inflexión en su vida. Decidió buscar oportunidades para utilizar sus habilidades en beneficio de la comunidad local. Incluso se acercó al pastor de una iglesia local y se ofreció a comenzar clases de alfabetización.

El pastor lo animó a inscribirse en un curso de formación de traductores bajo la dirección de cristianos con experiencia en traducción. Se estaba ofreciendo a los miembros de la comunidad para que pudieran comenzar a traducir la Biblia a Gbeya, la lengua materna de Elvis, que es hablada por más de 200.000 personas en la región de Bossangoa, República Centroafricana.

“No tenía ni idea en ese momento que este era el plan de Dios para mí”, dijo Elvis.

Al principio, Elvis vio la traducción como un desafiante ejercicio intelectual. Pero al buscar el significado de cada pasaje de la Escritura y luchar con la mejor manera de expresarlo en Gbeya, comenzó a descubrir al Dios de la Biblia.

“Cuando me sumergí en la Palabra de Dios, empecé a comprender el increíble amor y gracia que él nos da libremente a cada uno de nosotros”, recuerda Elvis. “Ni siquiera podía imaginar por qué Dios querría una relación conmigo, mi profunda intimidad con Dios es una de las cosas más asombrosas que tomo de este ministerio”.

Pronto Elvis pasó de ser uno de los traductores en el equipo de traducción de Gbeya a ser el coordinador de proyectos de traducción y alfabetización en toda la región de Bossangoa.

“Desde que acepté a Jesús como mi Salvador”, dijo, “toda mi vida ha sido una aventura de fe”.

Hace más de una década que Elvis se involucró en la traducción de la Biblia y hoy supervisa los proyectos de traducción y alfabetización de todo el país.

“Dios escogió [Elvis] para trabajar para él, estudiando la Biblia”, dijo Michel Samedi, el hermano mayor de Elvis. “Mi oración es que su obra sea un sacrificio de olor dulce a Dios.”

Fuente:

charismanews

SHARE