Cristo no ha dejado de sustentar a su iglesia

Cristo no ha dejado de sustentar a su iglesia

114
SHARE

En varios pasajes bíblicos encontramos que en sentido figurado la iglesia está representada por una mujer.  Muchos hoy en día, menosprecian a  las mujeres sin darse cuenta que están maltratando a su Iglesia. La mujer debe levantarse y hacer caso omiso al menosprecio que pudieran recibir de parte del hombre sabiendo que Cristo tiene un amor incondicional para cada una de ellas. Cristo derramó su bálsamo para sanar el corazón de  cada mujer y posicionarla en el lugar que perdió por culpa del diablo. ¡Levántate mujer! tu llamado es darle en la cabeza al diablo y defender tu nación, tu matrimonio, tus hijos, tu ministerio, debes levantarte para detener tu legado. Mujer tú representas a la Iglesia y debes seguir intimando cada día y ascender al trono de la gracia por medio de una relación que vaya en aumento hasta que el día sea aclarado.

Ella, como la luz y sal de la tierra, solicita la compañía de su Rey, le expresa que su nombre es como un ungüento, como un perfume derramado: “¡Oh, que él me besara con los besos de su boca! Mejor que el vino es tu amor. Tu nombre es como perfume derramado; por el olor de tu suave perfume las jóvenes se enamoran de ti. Atráeme en pos de ti. ¡Corramos! El rey me ha llevado a sus habitaciones. -El cortejo nupcial- Nos gozaremos y nos alegraremos contigo. Nos acordaremos de tu amor más que del vino. Con razón te aman” (Cantares 1:2-4).

Tanto el hombre como la mujer deben permitir que Dios abra su corazón y toque lo más profundo de su ser, dejando que el amor fluya de las profundidades de todo su ser, La Sulamita está pidiendo a gritos que el amado la atraiga hacia ella porque lo que ella experimentó era mejor que el vino. Esto fue lo que vivió Magdalena cuando se encontró con Jesús. Nadie que se encuentre con Jesús puede seguir siendo la misma persona.

“Susténtame con pasas, confortadme con manzanas, porque estoy enferma de amor (Cantar de los cantares 2:5). Cuando la Sulamita le decía al amado susténtame con pasas, le estaba diciendo dame fuerza,  dame vigor, estoy débil por ti, tengo necesidad de ti. Cristo no ha dejado de sustentar su Iglesia, él ama a su Iglesia y la guarda de todo mal. No obstante son muchos los que dicen amar a Cristo y sólo se aman ellos mismos.

Muchas mujeres están hoy en día enfermas de amor con un hombre a su lado que ni siquiera se acuerda que ellas existen. Hombres que profesan la fe y han mostrado deslealtad con la mujer de su juventud, olvidando que esa mujer que un día ellos conquistaron sigue siendo princesa que siempre busca el rescate de su Don Quijote.

Hay un deleite que la mujer no quiere perder, y es el rescate de su marido, en una intimidad donde sus perfumes queden impregnados en su piel, llevar su nombre, como el mejor de los perfumes.

Enamorémonos de Jesús que tan solo al pronunciar su nombre él será cuidadoso, Dígale palabras de amor, y llenas de dulce expresión, pronuncie su nombre y deje que su fragancia llene su alma y su habitación. Cuando la fragancia de Cristo llena un lugar hay una profunda sensación de la gloria de Dios. Déjate amar y comienza amar, percibe el perfume del señor que esta inundando tu habitación ahora, Nadie puede amarnos como Cristo nos amó.

No existe amor como el suyo. Así de puro, santo y sin mancha, así es su amor por nosotros. “No es indecoroso, ni busca lo suyo propio, no se irrita, no se goza de la injusticia, sino que se regocija en la verdad, todo lo sufre, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta” (1ª Corintios 13:5-7).

Quiero estimular a los matrimonios que están a la deriva, a que soporten, a que se reconcilien, crezcan y alcancen una gozosa relación mutua. Necesitamos un movimiento de amor en la sociedad, y por supuesto, estimular a que se apliquen a las relaciones que unen a la Iglesia con Dios.

Que Dios continúe derramando su amor como un bálsamo de consuelo y alivio sobre nuestras almas. El amor de Dios, el que nunca deja de ser.

Gracia y paz.

Compartir
SHARE

Dejenos sus comentarios

Loading Facebook Comments ...

SIN COMENTARIO

DEJE SU REPUESTA