Como en los días de Noé: advertencias para nuestros días

Como en los días de Noé: advertencias para nuestros días

95
SHARE

 

Jesucristo dijo que los eventos del tiempo del fin serían semejantes a los de la época de Noé.

¿Cómo eran estas condiciones y por qué deberíamos preocuparnos?

Al hablar de la época cercana a su regreso a la Tierra, Jesús afirmó: “Como fue en los días de Noé, así también será en los días del Hijo del Hombre. Comían, bebían, se casaban y se daban en casamiento, hasta el día en que entró Noé en el arca, y vino el diluvio y los destruyó a todos” (Lucas 17:26-27).

Parecía que las personas creían que estaban viviendo en tiempos normales en la época de Noé, justo antes del Diluvio. Ignoraban que el desastre se acercaba. ¿De qué entonces estaba hablando Jesús?

Violencia generalizada

Ya que Él dijo que los últimos días serían un paralelo de la sociedad de la época de Noé, podemos investigar más a fondo en la Palabra de Dios para entender qué quiso decir Él. El libro de Génesis explica en qué consistían las condiciones de ésa época.

Poco tiempo después de que Dios pusiera a los seres humanos en la Tierra, rápidamente la humanidad se encaminó a su autodestrucción. Siguiendo el ejemplo de Adán y Eva que rechazaron las instrucciones de Dios, la humanidad se volvió progresivamente hostil y corrupta. En la época de Noé: “Vio El eterno que la maldad de los hombres era mucha en la tierra, y que todo designio de los pensamientos del corazón de ellos era de continuo solamente el mal” (Génesis 6:5).

Por ello, Dios dijo que “se arrepintió de haber hecho hombre en la tierra y le dolió en su corazón” (v. 6) y le dijo a Noé: “He decidido el fin de todo ser, porque la tierra está llena de violencia a causa de ellos; y he aquí que yo los destruiré con la tierra” (v. 13).

Dios no se estaba lamentando por haber cometido un error. Dios no comete errores. Dios dio a su creación humana la libertad para escoger entre el bien y el mal (Proverbios 1:29-31), y se sentía entristecido en su corazón, al ver cuán lejos había caído la humanidad de lo que se pretendía originalmente.

Viviendo en tiempos peligrosos

Parece que Dios le dio a la humanidad 120 años para cambiar sus caminos perversos. Dios dijo: “No contenderá mi espíritu con el hombre para siempre, porque ciertamente él es carne; mas serán sus días ciento veinte años” (Génesis 6:3).

Los 120 años de Génesis 6:3 se refieren al tiempo en que la paciencia de Dios continuaría con esa generación (Barnes´s Notes on the Bible [Notas de la Biblia de Barnes]). Durante esos 120 años, Noé predicó un mensaje de advertencia, y Dios esperó pacientemente que se reformara su corazón (1 Pedro 3:20).

Viviendo en una sociedad perversa que se rehusaba a arrepentirse, sólo Noé encontró favor delante de Dios, como una persona “justa”. Se nos dice que él fue movido por la fe y “con temor preparó el arca en que su casa se salvase” (Génesis 7:1; Hebreos 11:7). Debido a la violencia tan generalizada que imperaba en ese momento en el mundo, Dios decidió volver a repoblar el mundo por medio de este hombre fiel y sus descendientes (Génesis 6:17-18).

Violencia en la actualidad

El apóstol Pablo dijo que antes del regreso de Cristo el mundo viviría tiempos peligrosos, con buscadores de placeres, materialismo, inmoralidad, violencia, pereza y rechazo de las cosas de Dios (2 Timoteo 3:1-5).

Una de las principales razones para que Dios trajera el gran Diluvio era que la Tierra estaba llena de violencia (Génesis 6:13).

Analicemos la época en que vivimos. Ha habido un incremento alarmante en la violencia global justo en los últimos 100 años. Las guerras en los últimos 90 años han matado más personas que durante los 500 años anteriores. Se estima que sólo en el siglo XX, 203 millones de personas murieron por la guerra (Matthew White, Historical Atlas of the Twentieth Century [Atlas histórico del siglo 20], 2010, “Muertes por la guerra”).

Entre 170 y 360 millones de personas fueron muertas por los gobiernos en el siglo XX, aparte de la guerra. Recientemente, en los conflictos armados ha habido más víctimas entre los civiles que entre los mismos combatientes, sumando el 90 por ciento de víctimas desde 1945. Sólo en la última década, la guerra ha cobrado la vida de un estimado de dos millones de niños y ha dejado discapacitados entre cuatro y cinco millones de niños más.

Una forma silente de violencia se lleva a cabo en el mundo por el aborto deliberado de inocentes. Cada año se realizan alrededor de 44 millones de abortos en el mundo.

Globalmente, el Consorcio Nacional para el Estudio del Terrorismo y las Respuestas al Terrorismo, ha documentado más de 125.000 ataques terroristas violentos desde 1970. Martha Crenshaw, un miembro de dicho consorcio, informó: “desafortunadamente, parece ser cada vez más aceptable en ciertos sistemas de creencias, matar tantos miembros de otras comunidades religiosas como sea posible. Pareciera que se están borrando las restricciones morales (CNN.com).

De hecho, las cosas están cambiando en el mundo. Jesucristo dijo: “Porque del corazón salen los malos pensamientos, los homicidios, los adulterios, las fornicaciones, los hurtos, los falsos testimonios, las blasfemias” (Mateo 15:19). Estamos viviendo actualmente en una época en que estos vicios se vuelven más comunes. Gary LaFree, director del Consorcio Nacional para el Estudio del Terrorismo y las Respuestas al Terrorismo, afirmó: “Estamos viendo una trayectoria definitivamente ascendente en el total de ataques terroristas y muertes a nivel mundial. Estamos convencidos de que buena parte de esto es un cambio real en el mundo”.

En verdad, las cosas están cambiando en el mundo. Jesucristo dijo: “Porque del corazón salen los malos pensamientos, los homicidios, los adulterios, las fornicaciones, los hurtos, los falsos testimonios, las blasfemias” (Mateo 15:19). Estamos viviendo actualmente en una época en la que estos vicios se están volviendo más comunes.

Varias investigaciones de nuestra cultura occidental han demostrado la correlación entre la violencia en los medios de comunicación y los jóvenes con un comportamiento violento en la sociedad. Los estudios muestran que en los Estados Unidos, un niño típico ve más de 200.000 hechos de violencia, incluyendo 16.000 asesinatos en televisión, antes de la edad de 18 años. Los programas de televisión muestran 812 actos violentos por hora. Un estudio reciente encontró que un 15 por ciento de videos musicales contienen violencia interpersonal. Y todavía hay otra fuente moderna de exposición a la violencia que se puede encontrar en el Internet y los videojuegos.

A medida que aumenta la violencia en esta época, el mensaje de Dios encaja mejor: “Porque no hay verdad, ni misericordia, ni conocimiento de Dios en la tierra. Perjurar, mentir, matar, hurtar y adulterar prevalecen, y homicidio tras homicidio se suceden. Por lo cual se enlutará la tierra y se extenuará todo morador de ella, con las bestias del campo y las aves del cielo; y aun los peces del mar morirán” (Oseas 4:1-3).

Respeto por la vida

Después del diluvio, la historia humana comenzó con la familia de Noé. Dios entonces hizo énfasis en el significado especial y la santidad de la vida humana.

Al hablarles a Noé y a sus hijos, Dios les dijo: “Porque ciertamente demandaré la sangre de vuestras vidas; de mano de todo animal la demandaré, y de mano del hombre; de mano del varón su hermano demandaré la vida del hombre. El que derramare sangre de hombre, por el hombre su sangre será derramada; porque a imagen de Dios es hecho el hombre” (Génesis 9:5-6).

Después de este decreto, Dios designó el arcoíris como una señal del pacto de que Él nunca volvería a destruir a todos los habitantes de la Tierra con un diluvio (vv. 15-16).

Si las instrucciones de Dios de respetar la vida se hubieran seguido a lo largo de la historia, esto hubiera hecho que la santidad de la vida humana fuera respetada. Ahora, como en los días de Noé, estamos viendo una cultura creciente de flagrante irrespeto por la vida humana.

Ejemplos para nosotros

El diluvio de los días de Noé, y el fuego destructor de la época de Lot, se convirtieron en un ejemplo perdurable para la desobediencia. El apóstol Pedro repitió la conexión que Jesús había hecho de estos dos eventos, explicando que Dios “… no perdonó al mundo antiguo, sino que guardó a Noé, pregonero de justicia, con otras sietes personas, trayendo el diluvio sobre el mundo de los impíos, y si condenó por destrucción a las ciudades de Sodoma y de Gomorra, reduciéndolas a ceniza, y poniéndolas de ejemplo a los que habían de vivir impíamente” (2 Pedro 2:5-6; compare con Lucas 17:26-30).

A través de toda la historia humana se han cometido muchos males. ¿Por qué entonces Dios no castigó a cada generación de la humanidad por su comportamiento pecaminoso? Una razón es que Dios es paciente y misericordioso con su creación (Éxodo 34:6-7), no se deleita en la destrucción del impío (Ezequiel 33:11). En su sabiduría, Dios algunas veces decide mostrar compasión (Romanos 9:15).

Aunque todas las personas han pecado y pecan (Romanos 3:23), solamente Dios puede determinar cuándo toda la sociedad o nación ha violado su ley hasta el punto crítico en que Él ya no lo va a tolerar más. Fue en el perfecto juicio de Dios que él destruyó al mundo durante los días de Noé, permitiendo que esto fuera un ejemplo del que la humanidad pudiera aprender. Para aprender más acerca de las condiciones similares de la sociedad que llevaron a la destrucción súbita de Sodoma y Gomorra en los días de Lot, por favor lea el artículo acerca de “Sodoma y Gomorra”.

La historia se repite con frecuencia

En los días de Noé, el tiempo del castigo vino cuando Dios “vio que la maldad de los hombres era mucha en la tierra, y que todo designio de los pensamientos del corazón de ellos era de continuo solamente el mal” (Génesis 6:5).

Un riesgo que toman las personas que rechazan el misericordioso llamado de Dios al arrepentimiento, es que sus corazones se endurezcan. Dios dice: “Pero por tu dureza y por tu corazón no arrepentido, atesoras para ti mismo ira para el día de la ira y de la revelación del justo juicio de Dios, el cual pagará a cada uno conforme a sus obras” (Romanos 2:5-6).

La primera vez que Dios llevó a cabo su juicio en la tierra, lo hizo con un gran diluvio de agua. La próxima vez que Dios castigue a toda la Tierra, será al regreso de Cristo, cuando “… he aquí que el Eterno vendrá con fuego, y sus carros como torbellino, para descargar su ira con furor, y su reprensión con llama de fuego. Porque el Eterno juzgará con fuego y con su espada a todo hombre; y los muertos del Eterno serán multiplicados” (Isaías 66:15-16).

El vendrá inesperadamente

La advertencia de Jesucristo en Lucas 17 fue que cuando Él regrese con gran poder y majestad para salvar a un mundo que no lo espera, la gran mayoría de personas estará comiendo y bebiendo, enfocada en su rutina diaria, sin conciencia de los tiempos peligrosos en que estamos viviendo. Así como las personas en los días de Noé, ellos estarán ignorando los mensajes de advertencia y rechazando los caminos justos de Dios (Mateo 24:37-39, 44).

De Noé, el profeta de Dios, probablemente se burlaban y era ridiculizado por predicar “justicia” (2 Pedro 2:5). La Biblia revela que al final de los tiempos, antes del regreso de Cristo, las personas también ignorarán las advertencias al arrepentimiento. Como Pedro anota: “…sabiendo primero esto, que en los postreros días vendrán burladores… diciendo: ¿Dónde está la promesa de su advenimiento?” (2 Pedro 3:3-4).

Jesús añadió: “Mirad también por vosotros mismos, que vuestros corazones no se carguen de glotonería y embriaguez y de los afanes de esta vida, y venga sobre vosotros aquel día [del regreso de Cristo y “La ira de Dios”]. Porque como un lazo vendrá sobre todos los que habitan sobre la faz de toda la tierra. Velad, pues, en todo tiempo orando que seáis tenidos por dignos de escapar de todas estas cosas que vendrán, y de estar en pie delante del Hijo del Hombre” (Lucas 21:34-36).

¿Captará Dios su atención antes de ese momento? ¿Nos arrepentiremos de nuestros pecados y nos volveremos a Dios? Y cuando Cristo regrese: ¿hallará fe en la tierra? (Lucas 18:8). Si desea más información acerca de cómo Dios primero advierte a las personas antes de enviarles su castigo, y cómo las personas pueden sobrevivir a la futura ira de Dios por la desobediencia, vea los artículos “Propósito de la profecía” y “La ira de Dios: cómo sobrevivir a ella”.

SHARE