1,285 bautizados en Florida

1,285 bautizados en Florida

286
SHARE

Así que, los que recibieron su palabra fueron bautizados; y se añadieron aquel día como tres mil personas. Hechos 2:41

Las playas, ríos y lagos e inclusive las piscinas de Florida se llenaron de vida el pasado 7 de mayo con los testimonios del evangelio de 1,285 nuevos creyentes en Cristo cuando las 112 iglesias bautistas de Florida se unieron para el “Domingo Hechos 2:41 — Bautizando de costa a costa.”

Desde las playas de arena blanca de Perdido Key en el Golfo de Pensacola hasta las azules aguas del océano Atlántico que van desde Jacksonville hasta Miami; desde el río Suwannee hasta los lagos y parques estatales en cada región, miles de bautistas y espectadores de Florida se reunieron para celebrar y ser testigos de cientos de cristianos quienes públicamente profesaron su fe a través del bautismo.

Varias iglesias reportaron que luego de los bautismos públicos, aquellos que observaban desde la playa y otros lugares públicos escucharon las presentaciones del evangelio y fueron guiados al Señor y bautizados ahí mismo.

Tommy Green, director y tesorero ejecutivo de la Convención Bautista de Florida, creó el Domingo Hechos 2:41 y desafió a las iglesias bautistas de Florida a involucrarse en el esfuerzo. “Mi deseo era celebrar el evangelio de Jesucristo de una manera unificada a través de nuestro estado,” dijo Green. Se activó la idea después de una conversación con David Uth, pastor de la Iglesia Bautista First de Orlando, sobre las celebraciones anuales de bautismos de las iglesias en la playa.

“Pensé que sería emocionante que las iglesias se unieran de costa a costa. La conversación me estimuló a extender el desafío para el Domingo Hechos 2:41.”

Con casi 1,300 bautismos reportados, dijo Green, “Los resultados del día demostraron el poder del evangelio y la pasión evangelizadora de nuestras iglesias. Es emocionante ser testigo de los increíbles reportes de nuestras iglesias bautistas de la Florida celebrando bautismos a través de nuestro estado.”

Aunque un puñado de iglesias bautizaron un número grande de nuevos creyentes, la mayoría de las iglesias bautizaron menos de 20 y algunas lo hicieron en un solo dígito. Cada alma que hizo un compromiso público con Cristo fue ovacionada y celebrada.

Muchos pastores bautizaron a sus propios hijos o nietos, como lo hizo Elbert Nasworthy, pastor de la Iglesia Bautista Myrtle Lake en Land O’ Lakes. “Fue un tiempo muy emocionante,” dijo Nasworthy refiriéndose a los bautismos de sus nietos Isabella y Anthony Cobb. “Las lágrimas corrían y pude decir ‘Te bautizo mi hermano y hermana en Cristo.'”

Más de una docena de iglesias hispanas se unieron a través del Compañerismo Hispano de Miami para celebrar juntos las profesiones públicas de fe. Dirigidos por el pastor Moisés Robaina, pastor de la Iglesia Bautista Adonai, unas 300 personas se reunieron en Virginia Key. Localizada a la entrada de Key Biscayne con el horizonte de Miami asomándose en el fondo, la multitud vio el testimonio de 83 personas que fueron sumergidas en el agua.

Ese estrecho fue el que muchos cubanos cruzaron como refugiados para llegar a EE.UU. y ahora se convirtió en las aguas de su bautismo y testimonio de transformación realizado por Jesús.

A través de un intérprete, Robaina, oriundo de Cuba, dijo que no había visto esta clase de demostración pública y testimonio desde su llegada a este país hace muchos años. Dijo que le había estado pidiendo al Señor que enviara un reavivamiento y la oportunidad de ver un gran movimiento del evangelio como el reavivamiento que él había visto en Cuba. El domingo, el pastor dijo que sus oraciones fueron contestadas cuando las iglesias y los creyentes se reunieron para dar testimonio público y el evangelio fue predicado.

Más de una docena de iglesias hispanas a lo largo y ancho del estado participaron en el énfasis Hechos 2:41. Fueron reunidas por el pastor Javier Sotolongo, quien funge como primer vicepresidente de la Convención Estatal Bautista de Florida, cuando habló a los pastores en el retiro hispano a nivel estatal.

El día estuvo lleno de historias hermosas de nuevos creyentes que llegaron a conocer a Cristo y a continuación el bautismo de los creyentes.

Andrés Lavanderos, pastor de la Iglesia Oak Harbor en la región Mayport de Jacksonville, bautizó a un hombre de 73 años que el pastor había guiado a Cristo la semana del bautismo. Paula Phillips dijo que ella había estado orando 50 años para que su esposo Ron fuera salvo.

Otra designación divina llegó en el estacionamiento de la iglesia Oak Harbor. Un joven que había asistido a la iglesia una vez se acercó a Lavanderos luego de la llegada del pastor el domingo en la mañana. Explicó que su vida había estado en espiral descendente; el joven reafirmó su fe en Cristo después de hablar con el pastor y fue bautizado esa tarde como una nueva creación en Cristo.

La Iglesia Bautista First en Dowling Park comenzó el domingo en la mañana cantando “Nos veremos en el río” donde el pastor Shawn Johnson compartió con la congregación el significado de la ordenanza del bautismo. Seis salvaciones resultaron ese día.

Los siete nuevos creyentes — entre las edades de los 9 a los 64 años — se reunieron en la ribera del río Suwannee y fueron bautizados mientras los miembros de la iglesia y los espectadores observaban. “Fue poderoso,” dijo Johnson.

El Domingo Hechos 2:41 fue “una increíble carga para nuestra iglesia y nuestro estado,” dijo Johnson. “Las aguas del bautismo fueron agitadas en todo este estado. El reino es seriamente impactado este día.”

Louis Egipciaco, pastor de la Iglesia Elevate en Miami Lakes, realizó 11 bautismos en las aguas poco profundas de Key Biscayne. Él aplaudió el énfasis Hechos 2:41 de los bautistas de Florida.

“La parte favorita de cada bautismo es cómo fueron públicos … el peor invento probablemente fue el bautisterio porque es lo más escondido de un testimonio público,” les dijo a aquellos reunidos cuando comenzaba la ceremonia bautismal.

Willy Rice, pastor de la Iglesia Bautista Calvary en Clearwater, celebró 82 bautismos y “se regocijó ante las poderosas historias de fe,” dijo.

“Eventos específicos de bautismos como Hechos 2:41 ayudan a nuestras iglesias a enfocarse en el evangelismo intencional,” dijo. “Te hacen enfocarte, hacer la pregunta, tirar la red, y buscar una respuesta. La gente responde cuando directa, amorosa y claramente los invitamos a responder. Hechos 2:41 nos dio la gran oportunidad de llamar a la gente a responder al mensaje, y estoy agradecido por eso.”

Fuente:

bpnews

SHARE